10 y 11

6 octubre 2008

CAPITULO X
PELIGROS NO OCULTOS DE LA LOGIA NEGRA
Las Logias Negras conectan con el inframundo.— Clases de crimen usualmente asociadas con Logias Negras.— Precauciones necesarias.— Carácter y registro de los instructores ocultos.— Periódico Verdad.— Chantaje.— Influencia indebida.— Drogas.— Inmoralidad.— Peligro para los muchachos.— Sacrificio humano.—Políticas revolucionarias.— Signos de una Logia Negra.
Los hechos considerados en el capítulo anterior, aunque deberían hacernos extremadamente cautos al sopesar la evidencia, no deben cegarnos al hecho de que hay ovejas negras en todo rebaño y que una fraternidad que comenzó con las mejores intenciones puede, bastante inadvertidamente, por la ignorancia o las imperfecciones de sus líderes, empezar a desviarse hacia el Sendero de la Izquierda. Gente perfectamente inocente entra en ella cuando está en el proceso de desvío pero aún no es manifiestamente negra, y puede encontrarse en aguas que son desagradablemente sucias, incluso si no realmente peligrosas.
Los peligros esotéricos serán estudiados en detalle en el siguiente capítulo, pero podemos muy bien considerar en este lugar los peligros exotéricos que pueden ocurrir detrás del Velo del Templo, pues la naturaleza humana es siempre la misma dondequiera que la encontremos, y muestra poca originalidad en escoger su ruta hacia la Fosa. Podría pensarse que en un libro tal como éste no habría necesidad de tocar estas materias, pero si este libro ha de servir el propósito para el que se destina, es necesario hacerlo así por tres razones; en primer lugar porque la mayor proporción de estudiantes de esoterismo son mujeres, e incluso en estos instruidos días ellas son usualmente ignorantes de la vida del inframundo, y una Logia Negra conduce por un camino directo y estrecho a la tierra de los apaches y demi-mondaines, aparte de sus otros defectos. En segundo lugar, un conocimiento de estos hechos es esencial para el diagnóstico diferencial. En tercer lugar, los poderes ocultos no se usan infrecuentemente para obtener fines puramente mundanos, por lo tanto cuando aparece la cuestión de la criminalidad ordinaria en conexión con una organización oculta, el resultado puede ser complicado por una mezcla de métodos que pertenecen a otro plano.
Debemos recordar siempre que una logia puede no haber sido formada necesariamente para el propósito expreso de evadir la ley; puede haber comenzado con un fin perfectamente legítimo a la vista, y haber sido explotada por los hacedores del mal para sus propios propósitos, pues, debido a la reservada naturaleza de sus procedimientos, la forma de organización de la fraternidad se presta a diversas formas de violación de la ley.
Es bien conocido que una organización oculta ha estado envuelta en el tráfico de drogas, otra cribada con un vicio no natural. Una tercera degeneró en lo que era poco mejor que una casa de mala fama, y su cabeza era un experto abortista. Otras han estado envueltas en políticas subversivas. Aquellos que se unen a las fraternidades sin investigarlas apropiadamente y a los credenciales de aquellos que las dirigen pueden encontrarse implicados en cualquiera o todas de estas cosas.
Detrás del velo del secreto, guardado por impresionantes juramentos, pueden suceder muchas cosas, y es por lo tanto esencial informarse de modo sumamente cuidadoso concerniente al carácter, los credenciales y el registro de los líderes de una organización.
Si estos no están fácilmente accesibles, algo esta mal. El Extranjero Misterioso, que ha llegado recientemente de Oriente o del Continente, ambas direcciones más bien vagas, es probablemente un fraude.
Si se experimenta alguna dificultad en descubrir los antecedentes de un supuesto adepto, podrían hacerse investigaciones del bien conocido periódico Verdad, de Carteret Street, S.W. 1. Verdad fue fundado originalmente para exponer los abusos en la vida financiera y pública, y con este fin guarda una “Lista Negra” de individuos que mejor es evitarlos. Es honrada y valiente en sus métodos, ni perseguidora, ni respetadora de personas. Mantiene un ojo vigilante sobre el campo oculto y los charlatanes de picota, una tarea por la que debería tener la gratitud y el apoyo de todos los que tienen la causa de la Religión de la Sabiduría en el corazón.
El peligro más común a que está expuesta una persona que entra en la compañía de indeseables, es que sea inducida a participar con más dinero del que es conveniente por los honrados por el tiempo expedientes de la estafa y el chantaje, siendo el último con mucho la forma más común de desagrado en las Logias Negras. El único remedio en todos esos casos es poner la cuestión en manos de la policía. En primer lugar, es tu deber como ciudadano a fin de que otros no puedan ser victimizados como tú lo has sido. En segundo lugar, si no lo haces tus perseguidores no te dejarán hasta que hayan chupado hasta dejarte seco, e incluso ni siquiera entonces si pueden encontrarte todavía un uso como mandado. Nunca se deshace uno de un chantajista dándole dinero. Es meramente una invitación a que llame de nuevo. Actuad rápida y firmemente al comienzo y pronto estaréis al final de vuestros problemas.
El exigir dinero con amenazas es chantaje, y el coercionar a cualquier curso de acción por amenazas es también un crimen. Cualesquiera arreglen los que se entre, o documentos firmados a consecuencia de amenazas, no atan. Las amenazas no han de ser necesariamente groseras y abiertas, como el apuntar con un revólver; cualquier cosa que te coacciones contra tus inclinaciones puede ser interpretado como una amenaza. Por ejemplo, suponiendo que te fuera intimado, aunque con tacto, que si no contribuyeras a los fondos de una organización, tu interés en el ocultismo estaría expuesto a ser cotilleado, y posiblemente te involucraría en desavenencias con tus familiares, o tus empleados, esto, ante los ojos de la ley, sería chantaje. Cualquier cosa, de hecho, que juegue sobre los temores de una persona es amenaza.
Consideremos ahora cuál es la mejor cosa a hacer si eres amenazado. Es rara vez sabio el responder a la amenaza con la amenaza. La mejor cosa es responder que pensarás sobre ello y ver qué puede hacerse, y entonces ir en directo a la estación de policía más próxima y contar toda la historia. Puedes estar seguro de la mayor cortesía y gentileza, y que se hará todo esfuerzo por ayudarte, incluso si tienes que admitir que no has sido del todo inocente tú mismo. Al venir a la policía y contarles francamente la posición de tus negocios, has, en el lenguaje popular, “cambiado la evidencia del Rey”, y las autoridades irán un largo camino hacia proteger a alguien que hace esto.
No te acobardes por el hecho de que no puedas presentar ningún testimonio adicional en apoyo de tu afirmación. La policía puede decirte que no hay evidencia suficiente para pedir una orden de arresto; no obstante harán investigaciones, y el hecho mismo de que la policía esté haciendo investigaciones será suficiente para atemorizar a los chantajistas sacándoles de su gorroneo y probablemente del país; ni se detendrán usualmente en hacer los descubrimientos amenazados en route, sino que “irán mientras lo que va es bueno”. Más aún, tu queja irá a los registros de la policía, y se mantendrá una vigilancia; en el curso debido puede hacerse otra queja, o, por lo que sabes, puede haber sido hecha ya, y entonces la red comienza a apretarse.
Recuerda siempre que el chantajista tiene mucho más que temer de la exposición abierta que tú; pues cualesquiera fastidios que puedas tener a la espera, él tiene que prever un largo término de servicio penal, y posiblemente el temido “gato” si el caso es malo. Un recuerdo a tiempo de este hecho hace maravillas con pretendientes a chantajistas.
Ni debe detenerte el temor a la exposición de tus propios errores. La naturaleza de los cargos traídos contra ti por el chantajista nunca serán mencionados. No eres tú quien está siendo sondeado. Ni será revelada tu identidad. Se te referirá como Mr. A. o Mrs. B. Lejos de ser tratado como un hacedor de mal o tener el dedo del escarnio apuntado hacia ti, encontrarás que eres considerado como una persona que está haciendo un servicio público y se hará todo esfuerzo por aquellos en la autoridad para suavizar tu sendero. Se está haciendo un esfuerzo decidido en el momento presente por aplastar este crimen abominable, y los jueces están dando sentencias ejemplares y protegiendo a los perseguidores en todos los modos a fin de animarles a presentarse.
Pero aparte de cualquier forma de coerción, gente imprudente puede, mientras está llena de entusiasmo o embelesada por la nueva revelación, desprenderse de considerablemente más dinero del que puede confortablemente dispensar; pueden incluso poner literalmente todo lo suyo sobre el altar, y entonces, desilusionados por los hechos posteriores, lamentarse grandemente de haberlo hecho así. En muchos de tales casos un abogado competente puede asegurar una devolución de fondos. Los tribunales no miran con favor a las contribuciones excesivas a los “movimientos”.
Ni que decir tiene, que ninguna organización correctamente conducida consentirá en aumentar sus fondos a expensas de la ruina de uno de sus miembros. Debe, por supuesto, protegerse igualmente contra los caprichos, la malevolencia, y las maquinaciones de la clase de mentalidad que trata de comprar influencia por suscripciones. Ha sido siempre nuestra costumbre en la Fraternidad de la Luz Interna el insistir que cualquier mujer que se proponga dar una gran donación debe consultar a su consejero financiero antes de hacerlo. Por una razón u otra hemos rehusado más de veinticinco mil libras durante los últimos siete años. Y no tuvimos ninguna razón para lamentar el haberlo hecho así. La fuerza de una organización oculta no yace en el plano físico.
Es bien sabido que hay diversas drogas que pueden usarse para exaltar la conciencia e inducir un psiquismo temporal. Puede no ser igualmente bien conocido que la mayoría de estas substancias caen bajo las regulaciones del Decreto de Drogas Peligrosas, y que obtenerlas de fuentes irregulares, o incluso ser encontrado en posesión de ellas salvo para un fin legítimo, es exponerse a persecución, y en este caso también las autoridades están extremadamente alertas y los magistrados son extremadamente drásticos.
Todos los iniciados del Sendero de la Derecha están de acuerdo en declarar que exaltar la conciencia por medio de drogas es un proceder peligroso e indeseable. Puede haber trabajadores investigadores que por razones legítimas deseen llevar acabo experimentos, pero no puedo concebir ninguna razón legítima para introducir a un neófito al hábito de la droga. En cualquier caso, si se llevan acabo tales experimentos, deberían ser conducidos bajo la supervisión de un practicante médico cualificado que estará en posición de impedir la catástrofe o tratar con ella si surgiera. Las drogas que alteran la conciencia afectan también al corazón, y los corazones no son siempre todo lo que deberían ser. Más aún, la composición de las drogas raras no está normalizada y varía enormemente; están expuestas a contener diversas impurezas, y las muestras pueden llegar a ser inusualmente tóxicas. El fastidio de tener sobre las manos de uno un cuerpo inesperado y del que no se puede dar cuenta es superado sólo por el fastidio de volverse uno mismo el cuerpo, cualquiera de cuyas eventualidades pueden suceder cuando la gente comienza a experimentar con las drogas que “aflojan las vigas de la mente”.
Las morales de la humanidad dejan mucho que desear en general desde el punto de vista del purista, y las organizaciones ocultas, ocupando como lo hacen, la costa marina de Bohemia, dejan más de lo usual. Unas pocas de las mejores, manteniendo que el ocultismo es esencialmente una religión, sostienen una norma elevada; el resto están bendecidas con una caleidoscópica colección de almas compañeras. Esto no necesita concernirnos aquí. Si la gente escoge patear las cintas del delantal de Mrs. Grundy, ese es su problema. Ni necesitamos considerar por el momento los abusos ocultos de fuerza sexual, que requerirán consideración detallada en su propio lugar. Todo lo que necesitamos considerar en este capítulo es la forma puramente normal de ligero vivir que se camufla bajo una pretensión de ocultismo. De esto he visto numerosos casos. La cabeza de un grupo seducía sistemáticamente a sus pupilas bajo el pretexto de que era parte de su iniciación, y el grupo aceptaba la situación en un espíritu del más puro autosacrificio. Varias otras navegaron desagradablemente cerca del viento, con el resultado de que fueron prevalecientes las “opresiones” y las crisis nerviosas subsiguientes. Apenas debería ser necesario decir que tales métodos no forman parte del Sendero de la Derecha.
Es asombroso hasta qué punto las mujeres de los mayores ideales y de buena familia y amplia cultura pueden ser inducidas a aceptar tales teorías y prácticas. El peligro de ser miembro de un grupo así para chicas jóvenes o mujeres no sofisticadas puede ser imaginado prontamente.
He sido acusada a menudo de ser de mentalidad estrecha en mi actitud hacia los grupos en los que se permite que vayan adelante tales cosas, pero el costo en sufrimiento humano es tan grande y la desmoralización general tan sórdida que la tolerancia viene peligrosamente cerca del cinismo.
Puede no ser realizado generalmente, pero hay tanto peligro de corrupción en una Logia Negra para chicos y jóvenes como lo hay para las mujeres. Ha habido un número de casos tan flagrantes que la policía ha intervenido, tanto aquí como en el extranjero.
En tiempos antiguos, y entre las gentes primitivas, el sacrificio humano era un incidente común en conexión con las prácticas ocultas. No es desconocido en la Europa Oriental incluso en el presente día. El cuento para niños de Barbazul tiene su origen en las prácticas del infame Gilles de Rais, Mariscal de Francia y camarada de Juana de Arco, que asesinó a innumerables niños y jóvenes en conexión con sus experimentos mágicos. Nunca he oído de un caso en Inglaterra, pero ha habido en diversos tiempos algunas matanzas curiosas reportadas de los Estados Unidos que parecían sospechosamente crímenes rituales, pero en ausencia de información adecuada es imposible llegar a una conclusión final sobre ellas. Recientemente llegó a mis manos, sin embargo, un libro sobre magia publicado para la circulación privada, en el que se hace la afirmación de que el sacrificio de sangre ideal es un niño macho.
El cargo de actividades revolucionarias es uno que ha sido hecho frecuentemente contra el movimiento oculto. Hay ciertas cosas, sin embargo, que deben tenerse presentes al calibrar la verdad de este cargo. En primer lugar, el movimiento oculto no es un todo homogéneo. Es totalmente inorganizado e inregulado, y puede ser comparado mejor al estado de Inglaterra antes de la Conquista Normanda. Las condiciones en los diversos grupos y asociaciones varían ampliamente, y lo que es verdad de uno puede no ser verdad de otro. No puede haber duda alguna que diversas organizaciones en diversos momentos han estado implicadas en la política, como lo testimonia la asociación de la Sociedad Teosófica con movimientos políticos Indios; pero debemos tener presente que los revolucionarios de una generación son los reaccionarios de la generación siguiente. Después de todo, la política es una cuestión de opinión, e incluso la gente con la que no estamos de acuerdo puede estar en lo correcto al final. Personalmente soy de la opinión de que es extremadamente imprudente para una fraternidad oculta el implicarse en política por razones que he sentado en otro de mis libros, Ocultismo Sano, y en las que no entraré ahora, pues no son relevantes a estas páginas. Pero puesto que las gentes desde tiempo inmemorial se han agrupado para la acción política no podemos hacer excepción a lo que la ley permite. La gente que se une a una organización establecida para el trabajo político lo hace con sus ojos abiertos y presumiblemente para los fines para los que fue fundada. Surgen bases para la objeción, sin embargo, cuando se funda una organización para objetivos no políticos y posteriormente los líderes, sin consultar, o incluso informar a sus sustentadores, emprenden actividades políticas por su propia cuenta y usan su organización para el propósito, involucrando así a sus seguidores sin su consentimiento en cualesquiera complicaciones que puedan surgir, y usando dinero contribuido para un propósito específico para otros fines distintos de los que los donantes tenían a la vista.
Puede preguntarse qué uso, en el día presente, podrían hacer los revolucionarios de las organizaciones ocultas. Dentro de mi conocimiento personal las han usado, o han intentado usarlas, con el fin de hacer llegar cartas a gente cuya correspondencia está siendo vigilada, y yo misma recibí una vez una petición de permitir a una persona que había sido deportada retornar al país bajo un nombre asumido y residir en una de nuestras casas de comunidad como miembro, y se ofrecieron unos cientos de libras por hacerlo así. No hace falta decir que la correspondencia fue enviada directamente a las autoridades.
Los problemas que hemos considerado en este capítulo no son peculiares a las fraternidades ocultas, sino que son comunes a cualquier organización que no discrimina entre sus miembros. Las organizaciones que se anuncian deben por fuerza aceptar a todos los que vienen y clasificarlos a la luz de la experiencia posterior, y algunas de estas experiencias pueden ser muy curiosas en verdad. No se puede reprender a una organización que toma ocasionalmente a una oveja negra; uno sólo toma la excepción si retiene una acumulación de ellas.
Una logia de dudosa blancura puede ser reconocida prontamente por el tipo de gente que pertenece a ella, que puede ser descrita mejor corno el tipo desharrapado de aventurero con una rociada de gente avispada de la sociedad que tiene a menudo un gusto por un sabor crudo en la forma de sensación. Las Logias realmente Negras están guardadas tan cuidadosamente como las Logias Blancas de alto grado, y ningún intruso puede conseguir la entrada a ellas. El estudiante serio del Ocultismo Negro está a la búsqueda de conocimiento y experimentación mágica, y no va a perder su tiempo con el novicio. Aquellos que escogen graduarse en una Logia Negra después de servir su aprendizaje en la Corte Externa de una Logia Blanca lo hacen así con sus ojos abiertos, y la experiencia debe ser su instructora. Uno no puede sentir que merezcan mucha simpatía si la experiencia es dolorosa. La persona a la que busco ayudar es la persona que es una víctima, no el que es izado por su propio petardo. El hombre o la mujer que, rechazando el grado persistente de la Vía de la Iniciación, escoge ir hacia arriba con un cohete hará mejor en venir abajo con el garrote.
Cualquier petición de una gran suma de dinero debería ser considerada siempre como una señal de peligro. Es una de las condiciones más estrictas de la iniciación el que el conocimiento oculto nunca puede venderse o usarse para ganancia. Sé de un ocultista que cobra £300 por una de las iniciaciones que confiere; y se la dará a cualquiera que tenga £300. En mi opinión, la persona que paga £300 para tal fin merece la clase de iniciación que va a conseguir.
Es también un mal signo cuando un ocultista da vía libre a señales y maravillas ante el no iniciado. Ningún adepto genuino hace esto nunca. La persona que lee tus encarnaciones pasadas, describe tu aura, hace rodar sus ojos, se crispa, y te da un mensaje de tu Maestro tan pronto como se presenta, es una persona a ser evitada.
Cuanto mas veo del movimiento oculto, tanto más asombrada estoy de las cosas que la gente puede decir y hacer y con las que “puede escapar”. La persona corriente se encuentra desbordada cuando trata de asuntos psíquicos. Usualmente va a través de tres fases. Primero, cree que todo es superstición y fraude. Segundo, siendo roto su escepticismo, creerá cualquier cosa. Tercero, si es que llega alguna vez tan lejos como tercero, aprende la discriminación, y distingue entre las Fraternidades Negras, las Fraternidades Blancas y las Fraternidades Fatuas.

CAPITULO XI
EL ELEMENTO PSÍQUICO EN EL TRASTORNO MENTAL
Personalidad, individualidad y reencarnación.— Los tres grandes instintos.— Histeria.— El neurótico.— Enajenación orgánica.— Las endocrinas.— La sangre.— Contactando el Invisible.— Concepto Qabalístico de los Reinos Invisibles.— Los Qlippoth en relación a la demencia.— Conciencia en relación a las Esferas.— El Psiquismo del psicópata.— Área común de la psicología y el ocultismo.— Métodos ocultos de tratar con la demencia.— Obsesión.
Hemos visto en un capítulo anterior que los desórdenes nerviosos y mentales pueden estimular un ataque psíquico, especialmente si el sujeto está familiarizado con la terminología del ocultismo. Debemos considerar también la parte jugada por el ataque psíquico en los desórdenes nerviosos y mentales. Pero antes de que podamos embarcamos en esta sección de nuestros estudios, debemos dar una breve explicación de la naturaleza de los trastornos nerviosos y mentales y la distinción entre ellos. No entraremos en consideraciones académicas, pues estas páginas no están escritas para el psicólogo profesional ortodoxo, que tiene una abundancia de libros de texto a su disposición, sino para la persona cuyo interés está primariamente en materias ocultas, y que llega al estudio del tema sin el equipamiento de los tecnicismos de la psicología y la psicofisiología, dos ciencias de las que es extremadamente necesario al menos un conocimiento trabajable en la persecución del ocultismo práctico.
En el curso de una encamación la mente es edificada sobre los cimientos de los rasgos del Yo Superior, o Individualidad, que es el alma inmortal que se desarrolla en el curso de una evolución. La mente, por lo tanto, es parte de la personalidad —la unidad de encarnación— comenzando en el nacimiento y disolviéndose a la muerte, siendo absorbida su esencia por la individualidad, que evoluciona por ella.
La mente es esencialmente el órgano de adaptación al ambiente, y es cuando esa adaptación falla que comienzan los problemas neuróticos e histéricos. Cada criatura viviente es el canal para una corriente de fuerza vital que procede del Logos, el Creador de este universo. Esta corriente está dividida en tres canales principales representados para nosotros como los tres grandes instintos naturales, Auto-conservación, Reproducción, y el Instinto Social. Estos son los motivos principales de nuestras vidas. La presión de la vida misma está detrás de ellos, y si se contrarían más allá del poder de compensación (considerable como ése es) son como torrentes cuyos canales son bloqueados, y que en consecuencia se desbordan y hacen un pantano de la tierra adyacente.
La emoción es el aspecto subjetivo de un instinto. Es decir, cuando un instinto está en funcionamiento, sentimos emoción. Toda emoción que sentimos puede ser referida a uno u otro de los instintos. Nuestro resentimiento de un menosprecio a nuestra dignidad tiene sus raíces en el instinto de Auto-conservación. Nuestro amor al arte tiene sus raíces en el instinto de amor, belleza y expresión creativa que, en su arco inferior, es llamado sexo. Cada uno de estos instintos tiene su aspecto espiritual elevado y su aspecto físico elemental, y la transmutación de un plano a otro tiene lugar libremente, de modo que a no ser que entendamos el significado de estas manifestaciones estaremos confundidos. En su entendimiento está la clave de la ciencia de la vida.
Si uno de estos grandes instintos es contrariado de tal forma que todos los intentos de compensación se vienen abajo; o si el temperamento es tan inelástico e inacomodaticio que no modificará sus demandas, el ego hace un intento final desesperado de ajuste que va más allá de los límites dentro de los que pueden ser mantenidas unas relaciones armoniosas con el entorno. Las comunicaciones con el entorno se derrumban, y la mente, en parte al menos, ha abandonado la esfera de la realidad por la esfera de la imaginación. El sentido de los valores fijos se pierde, y las cosas asumen una importancia simbólica. El derrumbamiento puede ser parcial, relacionándose sólo a ciertos aspectos de la vida, o puede ser total.
En la histeria, las maldecidas fuerzas de la vida permanecen en el canal, pero chorrean con fuerza concentrada a través de cualquier compuerta que pueda abrírseles. Consecuentemente, en vez de que el río por debajo de la obstrucción pueda ser un cuerpo de agua de manso fluir, desciende en rápidos y remolinos difíciles y peligrosos de navegar, de modo que la barca de la vida naufraga en ellos. El país de alrededor, también, es reducido a una ciénaga, ni tierra ni agua. En otras palabras, el temperamento se vuelve tempestuoso e indebidamente emocional, y los factores no emocionales de la mente, tales como juicio y autocontrol, son achantados. Un temperamento así debe por necesidad estar perpetuamente en dificultades con la vida, y periódicamente las emociones reprimidas hierven en espasmos de gritos, chillidos y movimientos musculares convulsivos, que actúan como válvulas de seguridad y alivian temporalmente la presión.
El neurótico difiere del histérico en ciertos modos bien señalados que deben ser tenidos presentes cuidadosamente, pues son muy importantes desde el punto de vista práctico. Los trastornos del neurótico comienzan del mismo modo que los del histérico, siendo debidos a la emoción reprimida y el fracaso en adaptarse al ambiente; pero en su caso, las fuerzas de la vida se ponen a trabajar cortando canales frescos para sí mismas que rodearán el obstáculo que bloquea su sendero. Consecuentemente tenemos lo que los psicólogos llaman un desplazamiento de emoción. Alguna materia relativamente inocua se convierte en el objeto para un derramamiento de emoción que no la concierne en modo alguno, pues se ha hecho un substituto para otra cosa. Es esta curiosa dirección subterránea de la emoción en la mente la que causa tanto problema, pues el que sufre no es demente, y sin embargo ciertas secciones de sus valores y reacciones ante la vida están pervertidas. Ella es una persona extremadamente trapacera con la que tratar porque se da a amores, odios y temores inesperados y bastante irracionales, y actúa de acuerdo con ello.
Similares condiciones prevalecen en las demencias orgánicas; los resultados psicológicos son los mismos, pero como el origen es físico, no mental, son poco dóciles a la psicoterapia. Pueden hacerse no obstante ciertas cosas para aliviarlas, incluso si no son enteramente curables; considerémoslas entonces, tanto desde los puntos de vista psico-físico como oculto.
El cuerpo es el vehículo de la mente. Si el vehículo es defectuoso, la mente no puede expresarse con precisión; sus reacciones serán distorsionadas. La ciencia ortodoxa dice que el cerebro es el órgano de la mente, pero la ciencia esotérica dice que el cerebro es el órgano de percepción de las impresiones de los sentidos y de coordinación de los impulsos eferentes. Es el trueque del teléfono del sistema nervioso. Es sólo uno de los puntos en que la mente toca al cuerpo, siendo los otros las glándulas de secreción interna del sistema endocrino, la pineal, la pituitaria, la tiroides, las adrenales, timo y gónadas; a las que pueden añadirse el Plexo Solar y el Plexo Sacro. El estudiante de fisiología Tántrica será muy torpe si no ha observado que los Chakras coinciden en su localización física con los órganos endocrinos.
Ahora bien las endocrinas tienen por tarea el mantenimiento de la composición química de la sangre. Vierten en ella sus secreciones, llamadas hormonas, en ciertas proporciones equilibradas. Si el equilibrio es trastornado en algún modo, sea por un exceso de una secreción o el acortamiento de otra, tienen lugar profundos cambios en el metabolismo. El conjunto de los procesos de la vida son regulados por las endocrinas, y pueden ser acelerados o decelerados en sus diferentes aspectos conforme el equilibrio de las endocrinas se altera. Este equilibrio endocrino se sabe por los psicólogos que está asociado íntimamente con los estados emocionales, y especialmente con la vigilancia y la estolidez del temperamento. Los psicólogos no aprecian suficientemente la importancia del trabajo reciente sobre las endocrinas, pero los ocultistas tienen un conocimiento de este aspecto de la psico-fisiología como parte de su enseñanza tradicional. Los ejercicios de respiración del sistema del yoga están basados sobre este conocimiento, y son extremadamente potentes, como lo son todas las prácticas ocultas que son traídas correctamente hasta el plano físico. De hecho, podemos decir que ningún proceso oculto es realmente potente, ni puede decirse que haya completado su circuito, a no ser que tenga su punto de contacto con la materia densa; un punto que muchos ocultistas dejan fuera de sus cálculos. El ocultismo, aunque es primariamente un proceso mental, no es puramente un proceso mental. Es tanto espiritual como material.
En la gran mayoría de los casos de demencia, no pueden demostrarse cambios orgánicos del cerebro, pero los alienistas están llegando a reconocer cada vez más que pueden buscar los lúes de Hécate en la sangre. Su composición química puede separarse de lo normal, sea debido a un cambio en el equilibrio hormonal o a los desperdicios de la enfermedad. Este cambio en la química de la sangre es seguido inmediatamente por un cambio en el tono emocional. Puede volverse emocional en exceso o deprimido, apático o irritable. Los antiguos describían estas condiciones admirablemente como los cuatro humores, el sanguíneo, el bilioso, el linfático y el colérico.
Ha sido demostrado abundantemente por los fisiólogos que los estados emocionales afectan a la composición química de la sangre. Está siendo realizado gradualmente que estos cambios son producidos a través de la mediación de la glándulas de secreción interna, que pueden ser llamadas el cerebro emocional, igual que la materia gris dentro del cráneo puede ser llamada el cerebro sensorio-motor. Se sigue, por lo tanto, que, si por alguna interferencia con su funcionamiento, las glándulas producen una composición sanguínea correspondiente con la producida por ellas cuando un estado emocional particular está dando su estímulo especial, el individuo experimentará las sensaciones físicas asociadas con el estado emocional correspondiente. Su mente procederá a ajustarse a estas condiciones dando cuenta de ellas a través de la imaginación como mejor pueda. De modo que si hay un estado de la sangre característico del miedo, surgirán en la mente imágenes de miedo. Es sobre esta base que las demencias orgánicas producen sus estados mentales característicos.
Sea que el estado emocional es debido a una causa mental o física, el resultado es el mismo para el paciente. Las demencias orgánicas se distinguen de las funciones únicamente por su origen. Una demencia orgánica tiende a separarse más de lo normal que un desorden nervioso funcional, porque en el último tiene lugar un grado considerable de compensación, pues el paciente puede hasta una gran medida recogerse y evitarse ir hacia extremos desastrosos. Este no es el caso con una demencia orgánica, que prosiga hasta su conclusión lógica. Es por esta razón que un neurótico, aunque pueda sufrir severamente, rara vez tiene un derrumbamiento completo a no ser que esté seguro de las necesidades de la vida. El instinto de autoconservación le mantiene sobre sus pies.
Habiendo considerado las bases físicas y subjetivas de los trastornos mentales, estamos ahora en posición de calibrar con exactitud la parte jugada por el Invisible. ¿Qué sucede cuando un neurótico emprende el ocultismo? Podemos responder mejor a esta pregunta considerando qué sucede cuando una persona normal emprende el ocultismo. Aprende por primera vez de la existencia de los Mundos Invisibles y comienza a pensar sobre ellos. Al principio puede no ser capaz de percibirlos conscientemente; no obstante está sintiéndolos subconscientemente y ellos la están afectando. Su vida muestra esto al observador de cerca en miles de modos.
Hay grandes fuerzas que se mueven como corrientes en el Invisible, y somos atraídos a éstas de acuerdo con nuestra afinidad temperamental por ellas. La personalidad violenta es atraída a la Corriente de Marte, la emocional y sugestionable a la esfera de la Luna. Las influencias de estas esferas juegan sobre ellas. Ahora bien, el ocultista que trabaja bajo un sistema apropiado, sabiendo que tiene que encontrarse con estas fuerzas más tarde o más temprano, las coge una por una voluntariamente y por medio de los rituales apropiados, y las sintetiza dentro de su propia naturaleza. Sabe también que cada aspecto tiene su reverso. La Virgen María es reflejada en Lilith. Las fes más antiguas sabían esto, pero la Cristiandad popular, que no tiene raíces en la tradición, lo ha olvidado. La Cristiandad Protestante arrojó su aspecto oculto con la Reforma. Todos los panteones paganos tienen aspectos groseros de divinidades así como etéreos. Tenemos que buscar en el montón rehusado de la historia las partes perdidas de nuestra propia tradición si nuestra fe ha de ser completa, y la más provechosa línea de investigación está en la Qábalah y la literatura Gnóstica. La literatura de la Gnosis ha sido mayormente destruida por una persecución sistemática, pero en la Qábalah nos queda todavía un sistema completo. Los Judíos, siendo estrictamente monoteístas, no hablaron de dioses, sino que reconocieron una jerarquía de ángeles y arcángeles que es la equivalente de los panteones paganos. Es a través de estos mensajeros etéreos que el Padre de Todo formó los mundos.
Consideremos una vez más la doctrina Qabalística de los Qlippoth pues tiene una incidencia íntima sobre el problema de la demencia. La doctrina de los Diez Santos Sefiroth, dispuestos en su patrón correcto para formar el Árbol de la Vida, es de valor incalculable en permitirnos concebir el Invisible. El Primer Sefira se concentra a partir del Inmanifestado, el Punto dentro del Círculo. Este emana al Segundo, que a su vez emana al Tercero. Tan pronto como uno ha emanado a otro, se dice que estos dos están equilibrados; pero cuando la emanación está en proceso, hay un periodo de fuerza desequilibrada. Esta, como si fuera, escapa por sí misma en el Cosmos y establece una esfera propia, desconectada del sistema Cósmico. En consecuencia, cada esfera del Cosmos tiene su contraparte en el Caos, en miniatura, es verdad, pero sin embargo potente y funcional.
Cada esfera, en el curso de su evolución, construye una Alma Global que es llamada por diferentes nombres en diferentes sistemas. En el sistema Qabalístico les llamamos los Arcángeles, los Espíritus delante del Trono. La Esfera del Sol está representada por Rafael, la Esfera de la Luna por Gabriel. Los Sefiroth inversos, o Qlippoth.se construyen exactamente del mismo modo. En las Habitaciones del infierno estos dos son conocidos como los Disputadores y los Obscenos, cuyos nombres indican suficientemente sus caracteres. La Esfera del Sol es también el punto de manifestación del Mesías o Salvador sobre la tierra. El Príncipe de la Paz tiene su inverso en los Disputadores. ¿Quién que haya tenido la Bella Visión no sabe la reacción que sigue a ella, y la necesidad de sabiduría, auto-control y paciencia para tratar con las fuerzas que se liberan no sólo en el alma sino en el entorno? Es por esta razón que los períodos de purga y disciplina preceden a todas las revelaciones. Debemos guardar la vigilia antes de que podamos sentarnos a la fiesta.
La conciencia, liberada de la Esfera de la Tierra, se eleva directamente hacia arriba a la Esfera de la Luna. Esta es la esfera negativa, femenina, receptiva, psíquica. Desde ahí pasa hacia adelante a la Esfera del Sol. Esta es la esfera positiva, masculina, de la conciencia superior, la visión del vidente por distinción de la del psíquico. A cada lado el sendero está flanqueado por las Esferas de la Sabiduría Hermética y la Belleza Elemental.
Estas Esferas, que tienen que ver con los grados de iniciación, no necesitan incumbirnos en estas páginas. Sólo tendremos que ver con la Esfera de la Luna, la Querida del Lunático. Ahora bien la Luna era representada por los antiguos bajo diversas formas como Diana la cazadora casta, símbolo de sublimación, y Hécate, patrona de la brujería y el nacimiento. Hemos señalado ya que los Qlippoth de la Esfera de la Luna son llamados los Obscenos. De aquí que cuando el alma inestable avanza por el Sendero de Saturno que tiende un puente al Astral y entra a la Esfera de la Luna, toca su aspecto de Hécate y se encuentra así misma en rapport con los Obscenos, cuyo jefe es Lilith, la que da sueños lujuriosos. ¿Necesitamos maravillarnos entonces de que Freud encuentre los sueños del neurótico llenos de imágenes sexuales en sus formas más pervertidas y degradadas? Los Rabinos conocían su psicología tan bien como él lo hace.
Como ya se ha indicado, el neurótico es muy a menudo psíquico, y el psíquico es muy a menudo neurótico. ¿Qué podemos esperar que le suceda al alma que ha tomado la iniciación en una vida pasada, retiene subconscientemente el desarrollo psíquico así conferido, y se encuentra encarnada en una personalidad neurótica en esta vida? Ella caerá bajo el dominio oscuro de la Luna, y Lilith será su querida. Las fuerzas del Abismo encuentran su entrada a través de las puertas mal ajustadas del temperamento neurótico. Los complejos disociados del Microcosmos son reforzados por los complejos disociados del Macrocosmos, pues eso es precisamente lo que los Qlippoth son.
Los ocultistas y sus admiradores ignorantes, los supersticiosos, han mantenido siempre que la demencia tiene que ver con la posesión demoníaca. La medicina moderna discute esto, y declara que las diversas manifestaciones de la mente enferma son debidas enteramente a procesos psicológicos subjetivos. Al presente estas dos escuelas de pensamiento son como dos campos armados, atraídos para la batalla y arrojando sus armas uno al otro. Cada uno está demasiado seguro de su propio terreno para conceder al otra una escucha. Es mi creencia que puede encontrarse un terreno común para el encuentro de estos dos puntos de vista opuestos. La psicología demuestra el mecanismo de la mente y puede explicar los procesos mentales por los que las ideas del trastornado asumen su última forma. Puede mostrar la conexión entre estas ideas y los sueños de la mentalidad normal. Lo que no puede explicar es la fundamental diferencia entre estos estados subjetivos y la conciencia despierta normal. Es aquí que el ocultista puede decirle al psicólogo algo que merece la pena escuchar, pues él puede mostrar cómo estas visiones pueden producirse experimentalmente y a voluntad por medio de la magia ceremonial. Y lo que aún es más importante, el ocultista puede mostrarle cómo pueden ser dispersadas estas visiones y cerradas y selladas las facultades psíquicas.
Esto nos trae a la parte práctica de nuestras consideraciones: ¿Hasta dónde pueden ser aplicados los métodos de la magia ritual al alivio de la enfermedad mental? Son indudablemente paliativos, pero no producirán una cura permanente a no ser que el origen de la condición mental perturbada sea encontrado y aclarado. A no ser que se haga esto, tan pronto como dispersemos los fantasmas, éstos se volverán a formar, porque el estado mental del paciente los está invocando. Bajo tales circunstancias ningún círculo mágico puede ser mantenido intacto. Tan pronto como rompemos el contacto con el Abismo, el paciente lo renueva.
Pero tales condiciones constituyen un círculo vicioso. Las fuerzas Qlippóticas con las que se ha establecido un contacto lo desarrollarán activamente, y se agarrarán a su víctima cuando se hagan intentos por desalojarlas. En esta edad racionalista estamos dados a olvidar que hay una cosa tal como el mal organizado e inteligente. Si las causas físicas de esta perturbación han sido aclaradas, el foco séptico erradicado, o el tumor que presionaba sobre las glándulas de secreción interna extirpado, y aún la mentalidad no retorna a lo normal, un exorcismo producirá a menudo resultados inmediatos y notables.
En el caso del neurótico, cuyo problema está enteramente en la esfera de la mente, un exorcismo es de enorme valor como un preliminar añ apropiado tratamiento psicoterapéutico porque aclara el terreno e impide la reinfección, dando al paciente una oportunidad de hacer un comienzo fresco. Es posible que los demonios Qlippóticos consigan una influencia hipnótica tan poderosa sobre la víctima que ella sea impotente de romperla por ningún esfuerzo de su propia voluntad, y no pueda el tipo ortodoxo de psicoterapia tocar la raíz del problema. El exorcismo puede tener que ser repetido dos o tres veces en el curso del tratamiento, porque los contactos pueden ser renovados después de quo han sido rotos. Pero una vez que los complejos del paciente han sido aclarados, no volverán. En cualquier caso, un exorcismo produce un señalado beneficio temporal; durante la tregua el paciente consigue una oportunidad de recogerse a sí mismo y las influencias malignas son minadas. Un paciente con coraje, que está cooperando inteligentemente, rara vez tendrá que ser exorcizado más de tres veces supuesto que las condiciones materiales son favorables. He visto casos aclarados por un simple exorcismo, permaneciendo bien indefinidamente mientras el paciente obedecía las instrucciones, y no tenía nada que ver con el Invisible, ni leyendo libros sobre ocultismo ni asociándose con gente que estuviera interesada en tales temas; y he visto también al Abismo restablecer su influencia cuando el paciente desobedecía las instrucciones y redespertaba las viejas vibraciones.
Necesitamos realizar que la conciencia humana no es una vasija cerrada, sino que, como el cuerpo, tiene una entrada y una salida continuas. Las fuerzas cósmicas están circulando a través de ella todo el tiempo, como el agua del mar a través de una esponja viviente. Cualquier estado emocional que pueda surgir dentro de nosotros es reforzado desde afuera. El ser subjetivo sólo tiene el encendedor, el Cosmos proporciona el combustible. Una vez que se ha puesto en marcha el fuego, las fuerzas cósmicas del tipo apropiado lo atizarán. Igual que el católico devoto es inspirado por las influencias de su santo patrón, invocado por la oración, así el neurótico es hechizado por su demonio obsesor, invocado por las incubaciones mórbidas de la subconsciencia disociada. El ocultista mantiene que el principio generalizado del mal tiene sus canales inteligentes, igual que el Principio organizado del Bien tiene Sus espíritus ministeriales. Cualquier observador que considere los fenómenos de la perturbación fenomenal encontrará mucho en apoyo de esta hipótesis.
La cuestión de la obsesión es extremadamente importante. La palabra se usa muy libremente en círculos ocultos, y se sostiene que significa el separar un alma de su cuerpo y reemplazarla por otra alma, pero dudo si esto es una verdadera representación de lo que sucede. Siempre me ha parecido que en la obsesión no tenemos el reemplazamiento verdadero de un alma por otro, sino la dominación completa de un alma por otra. Es dominación hipnótica, y podemos explicarla en los términos de la psicología conocida de la hipnosis, siendo en este caso el hipnotizador una entidad astral.
Hay una operación en la magia conocida como “asumir la forma divina”, en la que el operador se identifica en la imaginación con el dios y se convierte así en un canal para su poder. Es uno de los modos especiales de la magia Egipcia en la que el sacerdote siempre llevaba una máscara para representar la cabeza animal simbólicamente atribuida al dios que representaba. Esta identificación imaginativa es un método bien conocido en el ocultismo y es empleado a menudo a fin de entrar a la vida interna de una planta o un cristal como ejercicio mental. Sus efectos son muy señalados y peculiares. Estoy inclinada a pensar que éste es el método, combinado con la hipnosis, que es usado por la entidad obsesora, que primero se identifica con su víctima y después sobreimpone su propia personalidad sobre ella, obteniendo así un vehículo de manifestación. Soy también de la opinión, no obstante, de que es sólo en ciertos estados anormales, sean inducidos por enfermedad de la mente o el cuerpo, o por alguna de las más drásticas operaciones de la magia negra, que esta imposición puede tener lugar.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 464 seguidores