4to Pilar: Co-creación – Red Nicaragüense de Luz * ReNLuz

Ya pasó el tiempo de esperar que todo nos lo den servido, entramos a la era de la responsabilidad y como niñ@s crecid@s ahora nos toca crear junto con las fuerzas no encarnadas nuestra ruta Planetaria e individual.

Dice Kryon:

Co-creación: es la creación que modifica la Realidad humana utilizando el centro del Espíritu que reside en su interior, creando situaciones y sincronías que permiten que los Humanos accedan áreas a las cuales no tendrían acceso de otra forma.

Algunos oran a Dios: “Amado Espíritu, deseo co-crear en mi vida algo sobre lo cual he tenido visiones. He tenido sueños que me muestran haciendo esto o aquello. Deseo co-crearlo. Amado Espíritu, no pertenezco a este trabajo. ¡Oh! Me quedaré aquí por el tiempo que deba hacerlo, pero sé que no pertenezco a este lugar. Deseo co-crear otra forma de ganarme la vida – quizás, algo que ayude a las personas”. ¿Acaso creen que no los hemos escuchado? “Amado Espíritu, ¡mi situación financiera no concuerda con mi magnificencia!” ¿Acaso creen que no lo hemos oído? Y creen que no los hemos escuchado ¿no es así?. Es posible que la lucha continúe a medida que pasan los meses . . . y ustedes siguen pidiendo las mismas cosas una y otra vez.

… La co-creación comenzará a ser más efectiva si entienden cómo hacerlo.

…. Para poder explicarles lo que necesitamos, debemos hablarles de la orquesta. Tenemos que darles una palabra que emplearemos cada vez más. Hace años les trajimos el concepto de la Red Cósmica (“The Cosmic Lattice”). Deseo que, por un instante, le echen un vistazo a la red. Escudriñen esa vasta área de cuerdas conectadas a otras cuerdas. La Red es profunda en su forma. La energía está conectada a la energía – todos con todos – todo con todo – planeta con planeta – cuerpo solar con cuerpo solar. Es un rompecabezas gigante que funciona con un propósito, y que siempre cambia. Y si observan a la Red como un gigantesco instrumento musical de cuerdas – un laúd del Espíritu – verán que las cuerdas se pueden tocar en distintas formas. Cuando se tocan, producen música espiritual armoniosa, y esa armonía crea armonías que resuenan e incluso crean otras cuerdas. Esas nuevas cuerdas se llaman . . . trabajo, abundancia, solución y propósito pacífico.

Si comprenden esta metáfora, posiblemente pregunten: “¿cuál cuerda debo puntear?, ¿Cuál es la mía? Porque quiero encontrar mi energía y crear algo único para así tener abundancia, así tendré trabajo, así podré completar mi propósito de vida. Quiero seguir adelante. ¿Cuál cuerda debo puntear?”. Entonces, lo que podrían hacer es buscar la cuerda que tenga su nombre. ¿Tiene eso sentido? Si son únicos en el universo, seguramente está allí, ¿correcto? Quizás no. Les daré información que quizás no tengan: No busquen su cuerda personal. ¿Qué sucedería si la buscaran, la encontraran y la puntearan? ¿De qué serviría un instrumento con una sola cuerda, cuando saben que la energía se crea cuando una cuerda canta ante otra? No. En vez de eso, deberían mirar las cuerdas y decir: “Están tocando una melodía. ¿Qué melodía es? ¿Qué nota puedo puntear o cantar, con la cual crear una resonancia con la canción que están tocando? Si logro encontrarla, vibraré y resonaré en armonía . . . y la energía de la co-creación se logrará. Si puedo vibrar con ellas, tendré mi propia y única co-creación.”

Es el concepto de la resonancia espiritual. La co-creación es una resonancia espiritual.

La resonancia Espiritual es una energía que, cuando se armoniza con ella, ampliará y creará otra energía única que vibrará en sincronía con la energía original, pero que tendrá su propia singularidad.

En la música, estas nuevas energías se llaman con frecuencia “armonías”. Se obtienen pulsando una frecuencia ante otra. A veces, las nuevas entonaciones son fuertes. Su adición incrementa la amplitud del todo. Sin embargo, a veces, reducen el todo, disminuyendo todo el asunto. Es una buena metáfora, pero las metáforas y las analogías solamente llegan hasta ese punto. Sin embargo, incluso en la música, ustedes comprenden que no todas las cuerdas o notas de la escala son iguales. Cuando la melodía es única, así también debe ser su habilidad para descifrar qué nota deben puntear o cantar para resonar o no. Noten que no les hemos pedido que se emparejen con la energía . . . sino que se armonicen con ella. Existe una gran diferencia.

¡Ustedes no pueden saltar sobre el laúd y tocar una nota! Deben discernir y buscar la cuerda que armonizará y resonará. No se preocupen . . . sabemos que muchos de ustedes no tienen el don musical. Sin embargo, todos ustedes tienen las herramientas espirituales para cantar en el “Coro de la Red”. Es intuitivo y es hermoso. De esta herramienta queremos hablarles hoy.

Para poder explicarles esta información de manera más profunda, les daremos una parábola. Les presentaremos esta parábola para que puedan ver este nuevo concepto de forma práctica. Esta parábola se presentó una vez ante un grupo de Humanos en una pequeña sala, una sala que no pertenecía a país alguno, era una sala que no estaba sobre la tierra (hablando del crucero de Kryon).

Voy a presentarles otra parábola de Wo. Por casi 12 años, les hemos hablado de una criatura, un Humano llamado Wo. Utilizamos a Wo para darles ejemplos espirituales, y les dijimos que Wo era un Ser Humano promedio, igual que ustedes. Pero, al igual que ustedes, Wo también tiene un poder extraordinario. También les dijimos que Wo, aunque lo llamamos un “él”, no es un hombre. Wo es igual que ustedes – no tiene género. ¿Qué? Preguntan, “Ustedes sí tienen género”. Quisiera que comprendieran que su verdadero ser es una magnífica criatura de Dios, formada con la imagen de la energía de luz, sin la influencia biológica. Pero ustedes no comprenden eso, debido a la tremenda polarización que tienen cuando son Seres Humanos. Ustedes saben que son uno o el otro.

Biológicamente, son uno o la otra. Y a pesar de que pudieran sentirse muy felices con el género que tienen en este instante, pedazos y partes de ustedes son ambos. Wo no es un hombre. Wo es “wo-man” (mujer-hombre). Y de esta forma, Wo es ambos géneros. Sin embargo, debido a las limitaciones del lenguaje de su cultura, llamaremos “él” a Wo.

La Parábola de Wo y las Gafas Mágicas.
Wo es igual a ustedes. Es un ser espiritual y siente la nueva energía.

Igual que ustedes, Wo se encuentra en la tierra en un tiempo desafiante, viendo como las cosas que se desarrollan ante él nunca se profetizaron. Despertándose a las tres de la mañana con preguntas en su alma, Wo escucha esa pequeña, callada vocecita en su interior que pregunta, “¿Hay algo de lo que deba preocuparme?”. Miren . . . él es igual a ustedes. Es parte de la nueva tierra que cambió de dirección – una que se encuentra en una senda o realidad virgen y que nunca antes ha sido recorrida. Igual que ustedes.

Permítanme contarles sobre la vida de Wo. Si pudieran preguntarle a Wo sobre su vida, él les diría que constantemente enfrenta tres desafíos . . . que van en el siguiente orden: (1) El propósito de la vida. Wo les diría que sabe que es un sanador.

Tiene sabiduría y sabe que puede enseñar. Quizás no es un sanador en el sentido clásico de la palabra, pero tal vez sana utilizando su sabiduría y enseñanzas. Tiene cosas sabias y buenas que ofrecer, si tan sólo las personas lo escucharan. (2) Wo siente también que le falta la abundancia. Desea crear una situación en la cual poder utilizar esa bodega de la que habló Kryon. Desea ver esa bodega, y desea reclamarla y utilizarla. (3) Wo les diría que algo está sucediendo en su lugar de trabajo. Ellos no saben quién es él.

Viene y va, y pareciera que pasa la vida con personas con las cuales nunca hubiera elegido estar. Ellos no lo conocen. No saben que Wo es un líder. En realidad es un buen recurso para la gerencia, pero extrañamente, nunca le piden ayuda. No le prestan atención. Jamás lo notan o promueven. Él tan solo “es”. Viene y va cada día. Nada cambia.

Ahora bien, ésta es una metáfora. Éstas metáforas o alegorías que presentamos son “cosas que significan otras cosas”. Tienen un mensaje dentro de una historia, o una historia dentro de la historia. Cuanto más profundicen, más verán. Muchas de las cosas se presentan hoy en forma sutil, pero adquieren fuerza más adelante. Solamente se revelarán a sí mismas ante aquellos que hagan un esfuerzo adicional y estudien esta parábola. En esto existen diferentes capas de la verdad, y no todas son obvias.

A Wo le pasaba algo. Se sentó frente al Espíritu, como lo hacía normalmente, y dijo lo siguiente: “Querido Dios, muéstrame lo que debo saber. No sé por dónde comenzar. Tu conoces las tres áreas de mi vida en las que deseo co-crear milagros, pero no sé por dónde comenzar.” En los días que siguieron se le presentó una energía a Wo después de la meditación. Sucedió durante uno de esos momentos misteriosos cuando realmente no estaba haciendo gran cosa. En realidad, estaba cantando y jugando. De repente, a Wo se le apareció un ángel que le dijo: “Wo, ¡no temas! Estoy aquí porque lo solicitaste.” Wo se sintió jubiloso. Le habló al ángel y dijo: “¡Oh! Creo que sé para qué estás aquí. Conoces las tres áreas de mi vida con las que tengo problemas. Necesito tu ayuda. Me gustaría co-crear la forma de resolverlos. Deseo hacer lo adecuado y deseo que sea lo correcto. Deseo honrar mi espiritualidad y mi singularidad en el universo. ¡Estoy listo!”. El corazón de Wo estaba en el punto correcto y realmente estaba listo.
El ángel le respondió: “Sí, por eso estoy aquí. Wo, tengo aquí una herramienta para ti. Es una nueva herramienta de co-creación. Tengo un martillo, un cincel e incluso un serrucho; y vas a ser capaz de martillar, cincelar y serruchar las piezas que necesitas para encajar en el rompecabezas de la vida. Vas a co-crear las cosas que necesitas para cumplir con tu visión.”

“¡Estos son mis nuevos regalos!”, exclamó. “Son tres. Estoy tan agradecido. Gracias, ángel.” Y dijo el ángel: “Eso no es todo, Wo. Regresaré más tarde – después que hayas creado tus piezas – con un regalo más.”
“Estaré esperando” respondió Wo, y el ángel se desvaneció.

¿Pueden imaginar la euforia de haber recibido semejante respuesta en un tiempo de desafío? ¡Él estaba emocionado! Wo comenzó el proceso de crear las piezas del rompecabezas que necesitaba. Iba a crear tres piezas. Cada pieza sería única, porque él era una criatura única del universo, encajada dentro de un complejo rompecabezas intra-dimensional. Debía tener una emoción única para hacer lo que iba a hacer. Y así, Wo se sentó y afirmó: “La primera pieza que quiero crear es la del propósito de mi vida – la forma cómo me veo a mí mismo – un sanador, un maestro. Será una hermosa pieza. Así es cómo la veo: Será recta aquí, redonda aquí . . . tendrá algunas elevaciones justo aquí. Será hermosa. Habrá simetría, y será una hermosa pieza del rompecabezas. ¡Dios se sentirá satisfecho!”, y comenzó la labor.

Y así, Wo talló y cinceló, y cuando terminó, realmente era hermosa. Wo supo que era una pieza espiritual que le pertenecía. Había utilizado su sabiduría y su imaginación y todo lo que sentía que era único para él. Cuidadosamente lijó la pieza, y luego la aceitó para que brillara y fuese única para que otros la notaran. A continuación hizo algo que sabía debía hacer. Le colocó una cuerda y se la colgó alrededor del cuello. Era una afirmación que decía: “Yo soy Wo, el maestro. Yo soy Wo, el sabio. Esta es mi pieza co-creada. La hice adecuadamente y con amor. Es lo que yo soy.”

Wo envió avisos, sabiendo muy bien que la energía de todo lo que estaba haciendo con relación a sus talentos para enseñar con sabiduría y sanar tendrían su recompensa porque llevaba su pieza al cuello. Wo esperó y esperó . . . y nada sucedió. Nadie vino. No hubo cambio alguno. Wo pensó para sí mismo, “Bien, quizás estoy haciendo algo equivocado. Esperaré.

Quizás la red deba cambiar un poco más. Quizás la energía no es la correcta para mí y la pieza única que tengo. Trabajaré en la segunda. Tal vez se necesiten dos piezas para que funcione”.

Y así, Wo comenzó su pieza de la abundancia. “Bien, ahora, ¿cómo se verá esa pieza de la abundancia? se preguntaba Wo. “Sé lo que necesito, y sé dónde se encuentra la bodega, así que pondré esto aquí y lo otro allá. Sé que se relacionará con la primera pieza. Sí, ¡Eso es!. Las piezas deben encajar entre ellas”. Pensó que lo había conseguido. “Haré que las tres piezas encajen con las demás para tener una trilogía de piezas, creando la energía de las cosas que estoy tratando de co-crear”.

Wo se puso a trabajar en la segunda pieza. ¡Oh!, encajaba muy bien con la primera pieza! Era la pieza de la abundancia. Era hermosa y única. Le tomó mucho tiempo, pero cuando la terminó, la lijó, le suavizó los bordes, la aceitó y usó ambas piezas en su cuello. Se estaban volviendo un poquito más pesadas. Hizo una afirmación que decía: “Yo soy Wo el sabio, soy el maestro. Y de paso, también tengo abundancia. Miren.” Bien, el dinero no llegó. Wo tuvo que ir al banco a solicitar nuevamente un préstamo, igual que muchas otras veces . . . con el sombrero en sus manos . . . y sus piezas espirituales colgando ahí. Wo se sintió insultado. Wo tuvo una idea: “Si soy un sanador, entonces eso me traerá la abundancia.

Nunca más tendré que trabajar.” Vio la trilogía completa, y se preparó para hacer una tercera pieza que, una vez completa, activaría las otras dos. Wo sabía que funcionaría. “Las tres juntas serán únicas. Representarán mi energía co-creativa en el Universo” e hizo su tercera pieza. ¡Oh! Era magnífica. Encajaba maravillosamente con las otras dos. Tuvo que agrandar la cuerda, porque era un poco pesada. La terminó y la lijó. Suavizó los bordes y la aceitó. Brillaba en la luz y era magnífica.

Ahí estaba para que todo el universo la viera. Miren, este es Wo, el co-creativo. Wo, el sabio, el maestro abundante . . . y también el recurso para la gerencia. Wo fue a trabajar de esa forma. Sabía que todos lo notarían. Y lo hicieron. Lo despidieron. Parecía que una pequeña parte de Wo iba muy lejos. (Risas) “¿En qué me equivoqué?” Se preguntaba Wo. Había seguido las instrucciones del Espíritu.

Tenía las herramientas, herramientas divinas, que creaban la parte divina de lo que él era. También, todas encajaban en las tres áreas de su vida en las cuales se veía desafiado, en las que deseaba el cambio, las que trató de atraer apropiadamente y con amor. No lastimaba a nadie. No pasó encima de nadie. Amaba a todos. Y aquí estaba, ¡peor que nunca antes!

Wo le habló al Espíritu en un momento meditativo: “Querido ángel, creo que te necesito nuevamente. Querido Espíritu, dime lo que necesito saber” y ¡el ángel apareció!

“Bien, Wo”, resaltó el ángel, “He podido notar que has utilizado las herramientas. ¡Qué piezas tan hermosas!. Sin embargo, pienso que te voy a ayudar aún más. Wo, te voy a dar un par de gafas de Red intra-dimensional. Funcionarán brevemente, y cuando te las pongas, serás capaz de verte a ti mismo y a la Red unidos. Es la primera vez que le ofrecemos esto a la Humanidad. Te daré el regalo de que puedas usarlas cuatro veces.”

Wo se sentía muy complacido de recibir esta ayuda. Tomó las gafas, agradeció al ángel y dijo: “Desafío a las gafas para que me muestren mi parte de la Red con relación al propósito de mi vida”. Deseo saber en qué me equivoqué. Deseo saber si la pieza tenía la forma incorrecta. ¿Debería ser más grande? ¿Más pequeña? Quiero ver todo”. Y así, Wo creó una ceremonia dentro de la experiencia y se colocó las gafas.

El Propósito de la Vida.

Al instante Wo se vio transportado a un magnífico lugar del universo, una Red que le cantaba ¡la música más gloriosa que hubiera escuchado jamás! Allí, vio las piezas de todo el rompecabezas. Vio las cuerdas de la Red. Vio y escuchó la orquesta y el coro. Reconoció la resonancia de lo que faltaba . . . la pieza faltante en la melodía que vivenciaba. Escuchó y vio un hoyo en la música de la Red que decía, “Aquí va Wo” y, acto seguido, la visión desapareció.

Wo tuvo que memorizar rápidamente la forma de la energía de la nueva pieza de resonancia. No se parecía en nada a aquella que había preparado. En vez de ello, era una pieza que resonaba con el resto de la energía que lo rodeaba. Esa era la clave, ahora lo comprendía. Debía tomar su lugar dentro de una “realidad total”. Debía tocar un instrumento al lado de otro que tocaba un instrumento. Juntos, la resonancia, uno con el otro, creaban otra energía . . . una mayor. Juntos creaban lo que Wo llamaría su nueva realidad. ¿El secreto? La pieza no tenía que encajar con Wo. ¡Tenía que encajar con lo que los demás estaban haciendo, y la de ellos tenía que encajar con la de él!

Wo se puso a trabajar. Preparó la pieza faltante exactamente como la percibió en la visión. Resonó y cantó la nota que los demás deseaban escuchar – la nota que faltaba en el acorde. La lijó y le redondeó los filos y era hermosa. Luego la colgó alrededor de su cuello. De repente, comenzó a sonar el teléfono. “Wo, ¿podemos ir a verte? Tenemos algunos problemas sobre los que queremos conversar. Sabemos que eres un hombre sabio y nos gustaría hablarte de las cosas.” Y Wo dijo: “Por favor, vengan”. Wo comenzó su propósito de vida. Comenzó lentamente, y había mucho que aprender, pero Wo ayudaba a la gente.

En verdad tenía sabiduría. Resonaba con ellos y ellos podían ver su resonancia porque Wo cantaba como parte del coro. La canción angélica estaba lista, y todos, hasta cierto punto, escuchaban la melodía.

¡Oh!, queridos, ¿comienzan a comprender?. Pueden ser lo individualistas que quieran. Pueden ser tan únicos como realmente son. Pero les diré que en su individualidad, deben cantar la nota resonante. ¡Deben comprender al grupo que los rodea! ¡Ustedes son la co-creación de alguien más!

¿Comprenden? El coro canta unido. Resuena unido, y armoniza unido. Lo que piden es una pieza y una parte de lo que alguien más pide. Juntos, completan la energía, aunque no puedan ver todo el rompecabezas.

¿Desean lanzarse por su cuenta y dejar atrás a los demás?. Mejor reconsideren lo que están haciendo, porque la frustración es el resultado y el drama Humano es frecuentemente el producto. En vez de eso, honren todo lo que los rodea. Véanlo como parte del rompecabezas, y escuchen.

Permanezcan en silencio y escuchen el coro celestial. Ellos cantan en la “clave del Amor.”

La Abundancia de la Vida

Wo, a duras penas podía esperar ver la pieza de la bodega. Wo exclamó: “Esta será mi pieza intra-dimensional. Siempre la quise. ¡Esto será realmente bueno!”. Se puso las gafas y nuevamente se vio transportado instantáneamente a un lugar especial del Universo, con música hermosa y resonancia. Vio su abundancia y ¡era sorprendente!. Ahí estaba, la bodega que Dios había dicho que le pertenecía, y les pertenecía a todos. ¡Ahí estaba la pieza faltante! Y se desvaneció. Pero justo antes de desvanecerse, Wo vio algo realmente perturbador. Justo antes de que desapareciera la visión, cuando estaba memorizando la forma, ¡ésta cambió!. “Ayyy Dios, ¿cómo se supone que haga una nueva pieza, si cambia constantemente?” Se preguntaba Wo.

Lo que Wo vio realmente no era una forma cambiante, sino más bien, una melodía cambiante. El tema estaba siempre en movimiento. Cada vez que cambiaba su melodía, se necesitaba otra pieza para completar la armonía. Wo pensó para sí mismo que esto era demasiado difícil. Justo cuando termino una, debo intentar descubrir cómo se vería la siguiente . . . y ¡ni siquiera tendré las gafas!

Entonces, el Wo sabio, el Wo maestro, aquél que aprendió a cantar la nota que necesitó para su primer desafío, encontró finalmente la respuesta. Esta no será una pieza de cuatro dimensiones. No puede serlo. Será una pieza intra-dimensional que cantará con un coro cambiante. Wo la creó a su manera – una pieza que era variable. Podía colocarse de muchas formas. Era única, y la puso con la otra. Esta vez no la colocó alrededor de su cuello. En vez de ello, la puso en su altar – el sitio de honor y respeto y de amor por el ser. A continuación vio la dinámica de la abundancia que trataba de crear, y ¡se rió de su ingenuidad!

Wo nunca obtuvo su bodega. En vez de ello, el sabio Wo obtuvo algo mejor: sustento. El conocimiento, más allá de la ansiedad o la preocupación, de que cada día de su vida sería atendido de alguna forma. La bodega era tan grande que era la bodega de toda la orquesta y todo el coro. Era como tener una nueva melodía sagrada cada día. Era un sustento tan profundo que Wo dejó de preocuparse por el dinero. Ciertamente, hubo momentos en los que parecía que no tendría la plata del arriendo. En el pasado, se hubiese preocupado, orado con ansiedad y postrado de rodillas ante Dios y hecho mucho ruido hasta sentir que era escuchado de alguna forma. La diferencia ahora era que cuando el arriendo estaba vencido, sonreía ante Dios y cantaba con el coro. Sus pensamientos eran positivos. “Voy a crear esta cantidad específica de dinero. Oh, es posible que no tenga una gran suma de dinero en reserva, pero tengo la bodega de la orquesta, y mi pieza encajará cuando lo necesite. Celebraré el sentimiento cuando llegue, a pesar de que no tengo idea del momento exacto o la circunstancia”. Y la cantidad llegaba . . . a veces muy precisa.

Escuchen, queridos, sabemos que este proceso está fuera de la linealidad con la cual se sienten cómodos. ¿La belleza de esto? Intra-dimensionalmente, siempre está allí, única y hermosa. No importa dónde estén o la situación en la que se encuentren, la energía que crean es la melodía del “ahora”. En el pasado, creaban la estructura de su realidad. Luego, pedían que la abundancia se diera en su estructura. Ahora, permitan que la estructura sea el coro, y permitan que sus necesidades se cubran fuera de la caja, por decirlo así.

Encajando en la Cultura Humana

Finalmente, Wo se puso las gafas por tercera vez. Vio y escuchó la pieza faltante que llamaba “su trabajo en la 4D” y se sorprendió. No se parecía en nada a lo que había pensado. Igual que antes, creó una forma única. La lijó y la aceitó. Encajaba y cantaba hermosamente con el coro. Tampoco esta vez, se la colgó alrededor cuello. En vez de ello, la puso en su bolsillo, siempre disponible, pero no a la vista de todos. Wo recibió un trabajo que no parecía muy importante, al menos en la cultura de su tierra. Estaba desilusionado por ello hasta que la situación comenzó a cambiar. El “trabajo sin importancia” se volvió importante porque aquellos que Wo vio paseando por el corredor dijeron, “¿Wo, qué haces aquí?”. Podemos notar que eres sabio y sin preocupaciones. Quizás puedas hacer algo por esta compañía. No es una compañía importante, pero necesitamos tu ayuda. Wo, creemos que por tu sabiduría y actitud, eres un recurso para la gerencia!”. Y así fue. Y Wo comenzó el proceso de encajar dulcemente en un área de su vida que alguna vez odió. Una nota se armonizó con la otra, y el coro cantó de tal forma que Wo se pacificó. Estaba en un lugar seguro, parecido al que ustedes se encuentran ahora, en el que les hablan y son amados.

Queridos, ¿apenas toleran el trabajo al que “tienen” que ir?. ¿Se han preguntado alguna vez si había algo más que su necesidad cultural para que existan? ¿Qué tal si la sincronía de otros era esperar su llegada? ¿Qué tal si oraban diariamente por recibir la ayuda en sus vidas, y ustedes tenían la respuesta? ¿Alguna vez pensaron en ello? ¿Cuál es el ejemplo que les dan? ¿Les muestran un semblante pacífico y alegre?. ¿Acaso celebran un “trabajo sin importancia”? ¿Emiten una energía pacífica? Sean conscientes – las cosas no siempre son lo que parecen. ¿Tal vez son la respuesta para esas personas – un ángel de la sincronía? ¿Alguna vez se han detenido y escuchado el coro mientras estaban allí?

Bien podrían decir que éste es el final de la parábola. El mensaje es obvio – pueden ser tan únicos como deseen, pero cada criatura Humana en esta tierra encaja con otra. Aquellos que menos esperan que tengan una pieza, están a su lado, y con toda su singularidad y la de ellos, resuenan juntos para crear una tercera energía que hace una co-creación para su vida. En un aspecto de la cuarta dimensión, lo están haciendo solos, pero en un aspecto intra-dimensional, lo están haciendo junto con todos los demás. Pero aún no terminamos con Wo. Existe un cabo suelto.

El Cuadro Mayor

El ángel le dijo a Wo que podría utilizar las gafas cuatro veces. Eso era extraño, porque Wo tenía solamente tres desafíos por los cuales oraba. El Humano lineal posiblemente hubiese botado las gafas, pensando que toda la energía había sido utilizada. Pero Wo se colocó las gafas por la cuarta vez. Le dijo a las gafas: ¿”Qué más debo ver y que el ángel quería que yo supiera?” Y a continuación Wo se colocó las gafas. En ese instante vio la cosa más profunda de su vida: Wo vislumbró todas las piezas juntas. Vio las suyas – aquellas que se llamaban Wo – el Ser Superior y los otros. Los vio a todos.

No se trataba de un viaje que llevaba a Wo a otras partes del universo. En vez de ello, justo donde se encontraba Wo, logró ver brevemente al grupo que era Wo, todos de pie uno al lado del otro. Vio algo que ningún otro humano había visto claramente. Eran cinco formas azules gigantes y les hablaremos de ello algún día. Pero lo que hizo latir el corazón de Wo fue esto: metafóricamente o no, haciendo un círculo alrededor de Wo ¡estaba la familia que Wo conocía! ¡Sus hermanos estaban allí, sus hermanas, sus padres e incluso sus hijos! Comprendan por un instante que no toda esta familia Humana había fallecido. No.

Muchos estaban vivos en el planeta. Sin embargo, aquí tenía una visión fugaz de ellos en forma intra-dimensional, lo que indicaba que ¡formaban parte de él! ¿Qué podría significar eso?

Escuchen: Queridos oídos y ojos de la familia ante mí, ¿cómo podemos hablarles de algo que está fuera del reino de la comprensión? ¿Cómo podemos mostrarles aquello que no pueden ver?. Hacen arreglos con aquellos que los rodean mucho antes de que lleguen aquí. En esta “sopa” de energía Humana que llaman USTEDES, existen piezas y partes de esa familia que también es parte de ustedes. Aquí hay un grupo de apoyo, e incluso después de que se marcharon de su experiencia de la 4D en la Tierra, permanecen como parte de ustedes.

Esto va mucho más allá de la genética y la biología y la otra capa de ADN que pueden ver. Va mucho más allá de eso. Wo tuvo una visión fugaz de lo que era el grupo de Wo. Hasta hoy el no lo comprende. ¿Cómo pueden estar aquí y ser parte de Wo?. ¿Qué de sus padres? Pensó que para este punto ya se habían marchado, o quizás reencarnado en algún otro ser sobre la tierra y estuvieran trabajando igual que Wo. ¿Cómo podían estar todavía con Wo? ¿Cómo podía suceder eso?

¿Realmente pueden estar en dos o tres lugares al mismo tiempo? Si, pueden y es mejor que se acostumbren. Todo forma parte de lo impensable – lo que no se ve.

¿Quizás lo que ven en el espejo también es parte de la energía de otro? Si comprenden eso, entonces están bien encaminados hacia la comprensión de que todos forman parte de la orquesta en una Red intra-dimensional. . . y sin embargo, todos son piezas únicas de Dios. La Red canta una hermosa melodía – una melodía de armonía – una melodía de amor. Es una melodía con un mensaje que le dice a todos ustedes que son eternos y están interconectados.

Sean tan únicos como quieran ser, pero permanezcan en silencio y escuchen la canción que los rodea, porque esa es la clave musical que se les pide que canten. ¿Metafórico? Por supuesto. Pero recibirán más de ese tipo de enseñanza cuando instruyamos a las criaturas de la cuarta dimensión sobre cómo estar en la 23D.

Por eso, dondequiera que pensaron tenían los regalos del Espíritu para que la co-creación sucediera, y dondequiera que pensaron que tenían las piezas únicas del rompecabezas que les permitiría construir su propia senda, no hagan mucho ruido al martillar y cincelar, ¡o perderán la clave de lo que se supone deben cantar! Es una clave que representa la vida que está a su lado y la que está al lado de ésa, y la que le sigue. Entonces, querido Ser Humano, cuando suficientes de ustedes canten esa clave, ¡ya no habrá más guerra en este planeta! No es tan solo para unos pocos, ¿Lo sabían? Es un despertar que está sucediendo en todas partes. Está representado en la sabiduría del color índigo, y en los nuevos Humanos (los niños) que ven espacialmente – primero todo el rompecabezas – antes de que alguien les enseñe sobre las piezas. Esa es la diferencia entre ustedes y ellos. Se trata de un cambio de conciencia – uno que es conciente de la orquesta a medida que pasean de aquí para allá, y esa es la verdad. Es la nueva clave y la nueva melodía para el planeta. Es una melodía que tiene un nombre, un potencial y una gran solución. Es una melodía que nosotros llamamos “La Nueva Jerusalén”. Paz en el planeta. Paz para sus hijos. La esperanza.
Están en la dualidad, queridos, y siempre lo estarán. Existe una vieja energía que los rodea, y sus representantes pelearán con dientes y uñas como mantener vivas las viejas profecías. Están aquellos que realmente desean el Armagedón. ¿Lo sabían?. ¿Y qué harán a cambio? ¿Que pueden hacer con aquellos que desean el castigo y la oscuridad – aquellos que están convencidos que ustedes están representando una farsa? Ámenlos y canten con el coro, porque también ellos están en él . . . sencillamente, aún no tienen la melodía.
Y así es en este instante, un tiempo en el que normalmente nos retiraríamos de este espacio en que están sentados escuchando y leyendo; en vez de eso, les diremos que no todos nos marcharemos. Porque algunos de ustedes recibieron realmente este mensaje intra-dimensional, y realmente necesitan a alguien con quien cantar. Y así, dejemos que comience la canción, y celebren las nuevas voces de su coro.

Vayan en paz en este hermoso planeta. Y así es. Kryon

Kryon.
Canalizado por Lee Carrol. 2003
Traducción: Enita Zirnis Z.

Tomado del Libro. Los 10 Pilares Iniciales de la Metafísica
Byron Picado Molina
Estelí, Nicaragua.
4 Marzo 2005

4.1) El decreto (Mente-corazón)

# 804 QUÉ ES UN TRATAMIENTO?

EMMET FOX:
…..La palabra “tratamiento” se le aplica generalmente a una oración que se hace para producir cierta sanación, o por algún otro propósito específico, diferenciándose de la oración en general, que en realidad se trata de una visita a Dios.

……….Debes recordar que un tratamiento es una acción práctica y concreta, que tiene un objetivo en particular, así como un comienzo y un final definidos. De hecho, es una operación quirúrgica que se le hace al alma. ……….Al igual que en una operación quirúrgica, ésta tiene que ser ejecutada de manera metódica y depurada, y bajo condiciones de una esterilización total. ……….Supongamos que te decides a subsanar cierta dificultad a punta de oración. Sabes que tu dificultad, la que sea, debe ser causada por uno o más pensamientos negativos, que se han cargado de miedo, y que están localizados en la mente subconsciente; y que si puedes borrar estos pensamientos negativos, producirás la sanación que deseas.

……….Es así como acudes a Dios y recuerdas Su bondad, Su poder ilimitado, y cómo se ocupa de ti. Al ir trabajando de esta manera, el miedo comenzará a disolverse, y el recuerdo de estas verdades también corregirá las creencias erradas.

……….Cuando te sientes satisfecho, o al menos sientes que no puedes hacer más por el momento, le das las gracias a Dios por la sanación que sabes que vendrá -y entonces mantienes tu pensar alejado de toda la cuestión hasta que, habiendo transcurrido un intervalo, te sientas inclinado a repetir el tratamiento.

……….Cuando estás haciendo el tratamiento, absolutamente rehusas darle ningún poder a la dificultad, o siquiera admitir por un momento que la sanación no se dará. Esta es la asepsia quirúrgica o esterilización. ……….La oración en general es como la comida, el aire fresco y el ejercicio que nos mantienen saludables, por más que disfrutemos de ellos por el mero placer que producen. Un tratamiento es una operación. ……….»Y envió su palabra, y los sanó.» [Salmo 107:20] :

Tomado de “Dale valor a tu vida” Amantes de la enseñanza. Fuente: http://www.serapisbey.com/todo_nuevo/amantes_ensenanza/amantes.html

EL DECRETO
Conny Méndez:

Cada palabra que se pronuncia es un decreto que se manifiesta en lo exterior. La palabra es el pensamiento hablado.

Jesús dijo dos cosas que no han sido tomadas en serio. Una, “Por tus palabras serás condenado y por tus palabras serás justificado”. Esto no significa que los demás nos juzgarán por lo que decimos, aunque esto también es verdad; como habrás visto ya, el Maestro enseñaba metafísica, sólo que la raza no estaba aún lo suficiente madura para entenderla. En varias ocasiones lo advirtió diciendo que tenía aún muchas otras cosas que decir, pero que no podrían ser comprendidas. En otras ocasiones dijo que aquel que tuviera oídos para oír que escuchara. La segunda referencia que hizo al poder de la palabra fue: “No es lo que entra por su boca lo que contamina al hombre, sino lo que de su boca sale; porque lo que de la boca sale, del corazón procede”. Más clara no se puede expresar.

Te propongo que pongas atención a todo lo que tú decretas en un solo día. Vamos a recordártelo. “Los negocios están malísimos”. “Las cosas andan muy malas”. “La juventud está perdida”. “El tráfico está imposible”. “El servicio está insoportable”. “No se consigue servicio”. “No dejes eso rodando porque te lo van a robar”. “Los ladrones están asaltando en todas las esquinas”. “Tengo miedo de salir”. “Mira que te vas a caer”. “Cuidado que te matas”. “Te va a pisar un carro”. “¡Vas a romper eso!”. “Tengo muy mala suerte”. “No puedo comer eso, me hace daño”. “Mi mala memoria…”, “mi alegría…”, “mi dolor de cabeza…”, “mi reumatismo…”, “mi mala digestión…”. “¡Ese es un bandido!”, “esa es una desgraciada”. “Tenía que ser, cuando no”. No te sorprendas ni te quejes si al expresarlo lo ves ocurrir. Lo has decretado. Has dado una orden que tiene que ser cumplida. Ahora recuerda y no olvides jamás,

CADA PALABRA QUE PRONUNCIAS ES UN DECRETO.

Positivo o negativo. Si es positivo se te manifiesta en bien. Si es negativo se te manifiesta en mal, si es contra el prójimo es lo mismo que si lo estuvieras decretando contra ti. SE TE DEVUELVE. Si es bondadoso y comprensivo hacia el prójimo, recibirás bondad y comprensión de los demás hacia ti. Y cuando te suceda algo molesto, negativo, desagradable, no digas “¡Pero si yo no estaba pensando ni temiendo que me fuera a suceder esto!”. Ten la sinceridad y la humildad de tratar de recordar en cuáles términos te expresaste de algún prójimo. En qué momento saltó de tu corazón un concepto viejísimo, arraigado allí, que tal vez no es sino una costumbre social como la generalidad de esas citadas más arriba y que tú realmente no tienes deseos de seguir usando.

Como el sentimiento que acompaña a un pensamiento es lo que lo graba más firmemente en el subconsciente, el Maestro Jesús, que jamás empleó palabras superfluas, lo expresó muy bien al decir, “LO QUE DE LA BOCA SALE, DEL CORAZÓN PROCEDE”, y esto nos da la clave inequívoca. El primer sentimiento que nos enseñan es el temor. Nos lo enseñan nuestros padres, primeramente, y luego nuestros maestros de religión. Al sentir un temor se nos acelera el corazón.

Solemos decir “por poco se me sale el corazón por la boca” para demostrar el grado de temor que sentimos en un momento dado. El temor es lo que está por detrás de todas las frases negativas que te he citado más arriba.

San Pablo dijo: “SOMOS TRANSFORMADOS POR LA RENOVACIÓN DE NUESTRAS MENTES”. Cada vez que te encuentres diciendo una frase negativa, sabrás qué clase de concepto errado tienes arraigado en el subconsciente, sabrás qué clase de sentimiento obedece: temor o desamor, atájalo, bórralo negándolo por mentiroso y afirma la Verdad, si no quieres continuar manifestándolo en tu exterior. Al poco tiempo de esta práctica notarás que tu hablar es otro. Que tu modo de pensar es otro. Tú y tu vida se estarán transformando por la renovación de tu mente.

Cuando estés en reunión de otras personas, te darás perfecta cuenta de la clase de conceptos que poseen y los constatarás en todo lo que les ocurre. Siempre que escuches conversaciones negativas no afirmes nada de lo que expresen. Piensa “NO LO ACEPTO NI PARA MÍ NI PARA ELLAS”. No tienes que decírselo a ellas. Es mejor no divulgar la verdad que estás aprendiendo, no porque haya que ocultarlo sino porque hay una máxima ocultista que dice: “CUANDO EL DISCÍPULO ESTÁ PREPARADO APARECE EL MAESTRO”. Por ley de atracción, todo el que está preparado para subir de grado es automáticamente acercado al que lo pueda adelantar, de manera que no trates de hacer labor de catequista. No obligues a nadie a recibir lecciones sobre la Verdad porque te puedes encontrar que aquellos que tú creías más dispuestos, son los que menos simpatizan con ella. A esto se refería Jesús cuando dijo: “NO DÉIS LO SANTO A LOS PERROS, NI ECHÉIS VUESTRAS PERLAS DELANTE DE LOS CERDOS, NO SEA QUE LOS PISOTEEN, Y SE VUELVAN Y OS DESPEDACEN”.

Fuente : Libro Metafísica 4 en 1 Conny Méndez www promineo.gq.nu

Tomado del Libro. Los 10 Pilares Iniciales de la Metafísica
Byron Picado Molina
Estelí, Nicaragua.
4 Marzo 2005

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: