EGO Y ORGULLO?, NO, YO “Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu”. Proverbios 16: 18

Quizá una de las situaciones más difíciles de sobrellevar en nuestra vida es el orgullo. A lo mejor en muchos casos nuestro orgullo era una de las razones que nos impedía acercarnos a Dios. Pero también está
el Ego que muchas veces nos hace creer que somos los mejores, descuidando de
esta manera nuestra relación con Dios y dándole lugar al enemigo de nuestras
almas para que comience a tejer una tela de araña en nuestra vida espiritual
para luego destruirnos. El mismo Satanás o llamado antes Ángel de Luz, se dejo
llevar por el ego al hacerse creer que era igual a Dios y por su ego fue echado
del cielo.

La verdad es que tanto el ego como el orgullo pueden llevarnos al fracaso espiritual, no podemos negar que todos en momento determinado podemos ser presa de uno de ellos o quizá lo estas siendo o lo
fuimos.

Es por esa razón que necesitamos entender que en una vida que desea agradar a Dios no deberían existir estos dos males ya que no encajan en los planes que Dios tiene para nuestra vida.

Antes que nada quiero definir cada una de estas palabras.

¿Qué es el Ego?
* Valoración excesiva de uno mismo.

UNA PERSONA CON EGO.
Definitivamente cada uno de nosotros tenemos un gran valor y este valor es la Sangre de Cristo, por ello tenemos que tener un buen concepto de nosotros
mismos, pero ese buen concepto debe ir acompañado de humildad. No es bueno que
nos despreciemos, pero tampoco es bueno tener una valoración excesiva de uno
mismo o en pocas palabras “ego”. Una persona con ego es una persona que en su
vocabulario solo existe el “yo” y que cree que no hay nadie mejor que él.

Es Evidente que las personas que se dejan llevar por el ego fracasan. En el caminar cristiano el ego no ayuda en nada y lejos de ayudar es un obstáculo más que saltar, el cristianismo se trata de
humildad, de reconocer sus buenas capacidades pero también sus defectos. Y el
hecho de conocer nuestras limitantes nos hace tratar de buscar más del Señor,
en cambio una persona que se cree lo máximo y que no hay nadie como él o ella
de excelente, es una persona que difícilmente buscara del Señor, ya que su
mismo concepto de él (ella) mismo (a) lo lleva a confiarse en su caminar.
Viéndolo desde el punto de vista espiritual, tenemos que estar preparados en
cada momento, mostrando humildad y sometimiento a Dios, reconociendo que cada
día necesitamos más de Él y que nuestra vida completa depende de Dios.

Tenemos que mantener nuestro ego siempre bien sujetado, porque por muy bueno que tú seas para desempeñar “x” tarea en la congregación, tienes que mantener la humildad, a lo mejor escucharas muchos
comentarios positivos y que te ponen en lo más alto, pero recuerda siempre que
la Gloria es para uno solo, esto es para Jesús, que nunca se te olvide que todo
lo que tú eres y has hecho es porque Dios ha estado contigo. La humildad
siempre tiene que hacerse presente en todos tus logros.

¿Qué es el Orgullo?
* Exceso de estimación propia o sentimiento que hace que una persona se considere superior a los demás.

UNA PERSONA CON ORGULLO.
Si hablamos de orgullo hablamos de un mal que no te permite prosperar en lo espiritual. El antónimo de Orgullo es Humildad. Una persona orgullosa
difícilmente reconocerá sus errores, además que es una persona que cuando falla
nunca pide perdón por sus errores. Si lo vemos desde ese punto de vista, creo
que en un cristiano no tendría que haber orgullo, porque el orgullo nunca te
dejara reconocer tus errores, y en la vida cristiana algo primordial para poder
avanzar y crecer espiritualmente es reconocer nuestros errores y enmendarlos.

Una persona con orgullo es una persona que no sabe perdonar, y el no saber perdonar ocasiona ataduras que no te permiten crecer, es necesario que cuando venimos a Jesús vengamos con un corazón limpio,
esto significa dejar a un lado el orgullo. El orgullo no es un fruto del
espíritu, y por ende es necesario que nos deshagamos de él, pues la voluntad de
Dios es que tengamos un corazón perdonador y humilde para reconocer cuando
fallamos. Si tu eres una persona que por orgullo no reconoces cuando fallas,
déjame decirte que es necesario que le pidas a Dios que quite de una vez por
todas todo orgullo que no te permite ser libre.

LA VOLUNTAD DE DIOS PARA NUESTRA VIDA.
La voluntad de Dios para nuestra vida es que cada día busquemos la humildad y
esto significa el reconocimiento, no hay nada más hermoso que un cristiano que
reconoce sus errores y pide perdón para poder ser renovado.

Dios quiere que cada uno de nosotros busquemos ser mejores cristianos cada día y que lejos de manejar orgullo o ego en nuestra vida, podamos tener un corazón sensible a la hora de fallar, te
aseguro que si comienzas a practicar la humildad en tu vida tendrás mejores
frutos que los que el orgullo o el ego te pueden dar. Recuerda que todos
dependemos de Dios y que sin El no somos nada, pero con El somos más que
vencedores, reconociendo siempre que la gloria de nuestras victorias se las
merece El.

No hay nada peor que un corazón orgulloso y egocéntrico, es por esa razón que nosotros tenemos que mantener saludable nuestro corazón, para que Dios pueda escuchar nuestro clamor, la Biblia dice:

“Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos”. (Salmos 138:6)

Autor: Enrique Monterroza
Tomado de: Reflexiones y Devocionales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: