La luz de una madre


Querida madre,
antes que te acuestes,
antes que te levantes,
quiero decirte,
quiero preguntarte.

Que sentías cuando
estaba dentro de ti,
entre la placenta
y tu alma,
entre mi inconciencia
y tu corazón.

Querida madre,
cuantas veces no te habré,
dado las gracias,
en cuantos momentos,
no me has aliviado,
en mis peores momentos.

Que sentías cuando,
de pronto aparecí,
en manos de la comadrona,
llorando como un bebé,
todo coloradito,
y con miedo a la luz,
y con temor a la soledad,
y con reparo a la vida.

Querida madre,
desde aquí,
desde siempre,
desde que te conocí,
desde que me hiciste,
siempre presente,
te digo te quiero,
y no te alejes nunca de mi.

Eres para mi vida, más
importante que el sol,
y más bella que la luz.

Autor: Fco Peiró.

Felicidades a todas las madres por ser luces de colores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: