Familia, modelo y base de la sociedad En la actualidad concedemos importancia a los grandes problemas económicos, sociales y políticos……

LA SAGRADA FAMILIA….. Mt 2, 13-15. 19-23

Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: -«Levántate, coge al niño y
a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque
Herodes va a buscar al niño para matarlo. »
José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se
quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el
profeta: «Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto.»
Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a
José en Egipto y le dijo: -«Levántate, coge al niño y a su madre y vuélvete a
Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño.»
Se levantó, cogió al niño y a su madre y volvió a Israel.
Pero, al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre
Herodes, tuvo miedo de ir allá. Y, avisado en sueños, se retiró a Galilea y
se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los
profetas, que se llamaría Nazareno.

Reflexión:
La Sagrada Familia es la imagen ideal de cada familia. El espíritu ejemplar
que reinaba en Nazareth, la Iglesia quiere despertarlo hoy, para que reine en
todas nuestras familias:
El Padre Kentenich, fundador del Movimiento Apostólico de Schoenstatt,
solía decir: “La historia de los pueblos nos enseña un hecho importante:
La sociedad y la familia se salvan y
se arruinan juntas.”

En la actualidad concedemos importancia a los grandes problemas económicos,
sociales y políticos en nuestra patria y en nuestro continente. Pero no
prestamos igual atención a esa enfermedad más profunda y más fatal: la
destrucción de la familia, que es modelo y base de la sociedad.

La familia es el modelo de cualquier
sociedad sana

Dios pensó en la humanidad como una gran familia: no sólo porque Él es Padre,
sino también porque Él mismo es familia. En esta Familia divina el Padre, el
Hijo y el Espíritu Santo viven infinitamente felices, porque se aman con un
amor infinito.

El hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios: Esto significa que fue
creado para vivir, igual que Dios, en una familia, donde reina el amor
personal. La familia es modelo de la sociedad, porque es imagen perfecta de
la Santisima Trinidad.

La familia es la base de la sociedad
Porque en ella el hombre aprende a amar, aprende a ser hijo y hermano. En la
familia es donde se decide la futura actitud social de un hombre y también su
actitud religiosa. En la familia se aprende a tratar a los otros, no como
cosas, sino como a personas. Se aprende a dar amor, porque se recibe amor.

Si falta el cariño de los padres, el niño será después una persona insegura y
desconfiada, encerrada en sí misma. Si el padre fue un bruto, el hijo será
rebelde frente a cualquier autoridad que le recuerde a su padre, incluso
frente a Dios.

Por sus malas experiencias con su propio padre, muchos hombres no pueden
aceptar el Evangelio de Cristo, ni creer en un Dios que es Padre amoroso.

También las relaciones con los hermanos son decisivas. Así el niño aprende a
liberarse de su egoísmo, de la tendencia de dominar a los otros.
De este modo, el hombre crece sano si sus vinculaciones familiares son sanas.
Ellas son como las raíces que permiten que el árbol de su personalidad sea
capaz de resistir a los huracanes de la vida.

Por eso, no podemos construir una sociedad más cristiana en el país, si
descuidamos las familias. Todos aquellos que no luchan por una familia unida
en el amor, todos aquellos están destruyendo al país.

Están destruyendo al país los esposos que nunca o poco dialogan entre sí o
con sus hijos.
Están destruyendo al país los que han convertido la televisión en la
dictadura absoluta del hogar.
Están destruyendo al país los padres que han hecho de su hogar una simple
pensión, donde no hay mas vida común que el comer y el dormir.

La Santa Familia en Nazareth es el modelo preclaro de todas las demás
familias. Y el Señor que viene a construir un mundo nuevo, pasa primero 30
años en medio de su familia, esforzándose por vivir el nuevo ideal cristiano
de la familia. Y sólo tres años predica y actúa en publico. De Él debemos
aprender la importancia de la familia, de nuestra propia familia.

Pidámosle, por eso, a Jesús, a María y a José, por nuestras familias, por
todas las familias del país, para que Ellos las protejan y bendigan, y las
eduquen según el espíritu de su familia de Nazareth.
Pero, además, demos gracias a Dios por todas aquellas personas que nos
regalaron ambiente de familia en nuestra vida, que nos ayudaron a crecer como
personalidades libres y solidarias, que nos estimularon con su cariño tanto
dentro como fuera de nuestro hogar.

Preguntas para la reflexión

1. ¿Vemos la TV durante el almuerzo?
2. ¿Tenemos momentos de diálogo en familia?
3. ¿Cómo fueron mis experiencias familiares?

http://es.catholic.net/escritoresactuales/854/2789/articulo.php?id=37129

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: