El amor, y los errores humanos.

El amor, y los errores humanos.

Como todas las cosas grandes de nuestro Universo, el amor es algo que nos desborda y nos supera, lo cual es evidente en cuanto a su duración, porque nosotros pasamos y el amor no pasa. Da igual la relación que hayamos tenido con él, da igual la poesía que le hayamos escrito. Un día nos deja y se apodera de otras mentes, de otros cuerpos. En este sentido, el amor es algo que está y que nos ocurre, que se alimenta de nosotros y que en nosotros se renueva. Como seres individuales –que es el plano en el que deben entenderse estas consideraciones- el amor nos antecede y nos sucede. Como especie, tendríamos que entrar en el huevo para tratar de saber dónde está la gallina.

En todo caso, lo que sí podemos asegurar es que el amor continúa cuando sale de nosotros y que cuando nosotros nos vamos el amor sigue existiendo en el mundo. Lo que queda en los poemas, que a veces es bien poco, no es exactamente el amor, sino un mero reflejo, acaso tan sólo la constancia de que un día nos traspasó fieramente con sus flechas.

Y nunca un choque desprendió tanta pasión y nos deparó tanta felicidad, jamás habrá algo tan fuerte como las sensaciones que nos regala el amor, sobre todo en sus momentos de arranque donde nos emborracha, nos anula y nos transforma. Pero es posible mantenerlo, sólo hay que cuidarlo como un ser que madura y cambia según nos sigue atrapando, se puede lograr, el resultado sigue siendo un regalo para los que han sido apresados en sus tiernas y bondadosas garras

Por eso aquellos que pueden disfrutar del amor, como tantos aquí en estas paginas, que deben aprender a meditar sobre el amor, porque antes de aprender sobre el amor tienes que aprender a no dar portazos, a amar sin malgastar las energías, ya que el tiempo que nos tomemos para reflexionar en como amar a una mujer, en como tratarla, en como dignificarla será una economía de tiempo para poder entregarle nuestro amor, pero no el de los sentidos ya que ese es fácil de dar, hablo del amor de los sentimientos que es mas puro y menos egoísta, menos errático y por ende con menos errores.

Cuando nosotros los hombres reconozcamos el don que hemos recibido de Dios, primero por venir de una mujer, y segundo por ser ayudados por ellas a crear vida y a crearnos el futuro, más rápido terminaran las mujeres abusadas, los divorcios y los niños sin padres, estamos a tiempo amigos reflexionemos, gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: