COMO AGRADAR A DIOS SIN TRISTEZA

¿Cuántas de las mujeres que están por alguna circunstancia o por viudez están solas y ya no están con su esposo? Son bastantes. Después de oír la enseñanza acerca del
sexo, me fui para atrás y una señora muy linda, es servidora y se acercó
a nosotras a decir: ” Esa enseñanza yo no la puedo poner en práctica;
yo me separé de mi esposo cuando tenía 37 años de edad”. Ella hacía
esta observación, y es cierto, así como muchas de ustedes. Y el Señor
me dio una palabra específica y se las quiero compartir. En esta
Palabra vamos a aprender muchas cosas.

En cuanto a las cosas que me escribiste, bueno le sería al hombre… Quiere decir que había un desorden. Primera cosa: necesitamos orden en nuestra vida. Dice: “El
marido cumpla con la mujer el deber conyugal”. Segunda cosa: hay un
deber conyugal que hay que cumplir y así mismo la mujer con el marido,
(no se excluye), los dos tienen la misma responsabilidad. La mujer no
tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido. Quiere decir que
usted lo practica día y noche o se convierte en una intercesora. Si
usted tiene esposo, acción, y si no tiene, intercesión. Acá dice que de
mutuo consentimiento no lo van hacer, ora. Pero tampoco dice la
Palabra que lo dejes de hacer porque hay un enojo o una frustración
porque le estás abriendo las puertas para que dañe tu matrimonio.

Somos la luz del mundo, sal de la tierra.

El Señor me habló de algo específico. Dice la Palabra que el Señor en su misericordia nos rescata en algún momento de nuestra vida. Si el Señor te encontró
casada, no se separe. Si el Señor vino a su vida estando usted soltera,
le da a escoger que siga soltera, porque de esa forma, puede agradar
al Señor y si quiere estar casada, tenga conciencia que al estarlo, va
tener que menguar y tendrá que agradar a su esposo.

Posiblemente, el Señor te vino a encontrar en el tercer
matrimonio. Ahí el Señor no te está diciendo: “Vaya y restaure el
primero y el segundo”. El Señor en el estado que la llamó, lo que está
diciendo es que en el matrimonio que está, trate de conservarlo. Hay un
llamado que Dios nos hace a nuestra vida y tenemos que vivir la
realidad, estar conscientes y decir: “Señor, yo te encontré en este
estado, te voy a obedecer”. Muchas de las enseñanzas que estuvimos
viendo eran específicas para las mujeres que tenían a su esposo, eran
enseñanzas con mucha motivación, mucha fe, sabiendo que estaban los
dos, pero ahora es el momento para que veas esa realidad, y vengas
delante del Señor y lo hagas tu esposo. ¿Cuántas de ustedes quieren
hacerlo su esposo? Dice acá en el Verso 34: “Hay
asimismo diferencia entre la casada y la doncella. La doncella se
preocupa por las cosas del Señor, para ser santa tanto en cuerpo como
en espíritu; pero la casada se preocupa por las cosas del mundo, de
cómo agradar a su marido.
” Quiere decir que puede haber una
condición de reproche, de tristeza, de insatisfacción por estar sola. En
la Palabra vemos que vamos a tener más tiempo para agradarlo a El. Qué
mejor que puedas ir a diferentes países a enseñar la Palabra de Dios,
que puedas ir a imponer manos sobre los enfermos, puedes declarar
palabra de bendición. Hoy vamos a pedirle al Señor que ese corazón sea
acaparado completamente a Él, que se enamoren de El, que deseen estar
en Su Presencia, que puedan disfrutar de esas maravillas y cosas
sobrenaturales que El quiere revelar en la intimidad, que puedas ser
una mujer llena de fuerza y ayudar ala necesitada; ese es un mandato
para ti y lo tienes que hacer.

Lecturas biblicas:

Proverbios 19:14

“La casa y las riquezas son herencia de los padres, pero don de Jehová es la mujer prudente”.

Prudente significa tener un buen sentido común y una sabia conducta. Tener una conducta ética, recta, apropiada, que haga contraste a todo lo que sea impío, del mundo. Quiero
que oremos y dejemos que el Espíritu Santo haga la obra en nosotros,
que puedan ser esa mujer como dice la palabra, prudentes. El Señor lo
va hacer y no podemos con nuestros propios medios, lo vamos a hacer con
la ayuda del Espíritu Santo.

Vamos a pedirle al Señor que El nos ayude, nos dé fuerzas. Sé que muchas de ustedes tiene prisa para ir a ver a sus esposos, pero quiero que pasen al frente todas las mujeres
que no tienen a su esposo ahora.

I Corintios 7:1-32. 1 Acerca de lo que me habéis preguntado por escrito, digo: Bueno le sería al hombre no tocar mujer.[b] 2 Sin embargo, por causa de las fornicaciones tenga cada uno
su propia mujer, y tenga cada una su propio marido.

3 El marido debe cumplir con su mujer el deber conyugal, y asimismo
la mujer con su marido. 4 La mujer no tiene dominio sobre su propio
cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido dominio sobre su
propio cuerpo, sino la mujer. 5 No os neguéis el uno al otro, a no ser
por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente
en la oración. Luego volved a juntaros en uno, para que no os tiente
Satanás a causa de vuestra incontinencia. 6 Pero esto lo digo más como
concesión que como mandamiento.7 Quisiera más bien que todos los
hombres fueran como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a
la verdad de un modo, y otro de otro. 8 Digo, pues, a los solteros y a
las viudas, que bueno les sería quedarse como yo;

9 pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es
casarse que estarse quemando. 10 A los que están unidos en matrimonio,
mando, no yo, sino el Señor, que la mujer no se separe del marido; 11 y
si se separa, quédese sin casar o reconcíliese con su marido; y que el
marido no abandone a su mujer. 12 A los demás yo digo, no el Señor,
que si algún hermano tiene una mujer que no es creyente, y ella
consiente en vivir con él, no la abandone. 13 Y si una mujer tiene
marido que no es creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo
abandone,

14 porque el marido no creyente es santificado por la mujer; y la
mujer no creyente, por el marido. De otra manera vuestros hijos serían
impuros, mientras que ahora son santos. 15 Pero si el no creyente se
separa, sepárese, pues no está el hermano o la hermana sujeto a
servidumbre en semejante caso, sino que a vivir en paz nos llamó Dios.
16 ¿Qué sabes tú, mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes
tú, marido, si quizá harás salva a tu mujer? 17 Pero cada uno viva
según los dones que el Señor le repartió y según era cuando Dios lo
llamó: esto ordeno en todas las iglesias.18 ¿Fue llamado alguno siendo
circunciso? Quédese circunciso. ¿Fue llamado alguno siendo incircunciso?
No se circuncide. 19 La circuncisión nada significa, y la
incircuncisión nada significa; lo que importa es guardar los
mandamientos de Dios. 20 Cada uno debe quedarse en el estado en que
fue llamado. 21 ¿Fuiste llamado siendo esclavo? No te preocupes, aunque
si tienes oportunidad de hacerte libre, aprovéchala, 22 porque el que
en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo
el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo. 23 Por precio
fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres. 24 Cada uno,
hermanos, en el estado en que fue llamado, así permanezca para con Dios.
25 En cuanto a las vírgenes no tengo mandamiento del Señor, pero doy
mi parecer como quien ha alcanzado misericordia del Señor para ser
digno de confianza. 26 Tengo, pues, esto por bueno a causa de las
dificultades del tiempo presente: que hará bien el hombre en quedarse
como está.

27 ¿Estás ligado a mujer? No trates de soltarte. ¿Estás libre de
mujer? No trates de casarte. 28 Ahora bien, si te casas, no pecas; y
si la doncella se casa, no peca; pero los que se casan tendrán
aflicción de la carne, y yo os la quisiera evitar. 29 Pero esto digo,
hermanos: que el tiempo es corto. Resta, pues, que los que tienen
esposa sean como si no la tuvieran;



30 los que lloran, como si no lloraran; los que se alegran, como si
no se alegraran; los que compran, como si no poseyeran, 31 y los que
disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutaran, porque la
apariencia de este mundo es pasajera. 32 Quisiera, pues, que
estuvierais sin congoja. El soltero se preocupa por las cosas del
Señor, de cómo agradar al Señor;

Romanos 8:31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

About these ads

7 respuestas a COMO AGRADAR A DIOS SIN TRISTEZA

  1. MAURY dice:

    BUENAS TARDES SOY UNA DAMA DE VENEZUELA ,SOLO AYUDEME VIVO SIN CASARME CON UN HOMBRE DESDE HACE APROXIMADAMENTE 15 AÑOS DIGAME POR FAVOR EN QUE AFECTA ESTO AFECTA MI RELACION CON DIOS,

  2. Anjurz dice:

    buen comentario muchas veces nos dejamos llevar por cosas materiales cuando en verdad debemos preocuparnos por las espirituales de como agradar a Dios en todos los aspectos, mi esposo y yo tratamos en todo agradar a Dios con nuestro amor, matrimonio, aunque hay momento de tropiezos, jamas dejen que el sol se oculte sobre vuestro enojo, la misma palabra lo dice, maridos estad sujetos a sus esposas, y viceversa, la vida matrimonial no es dificil solo es cuestion que ambas quieran y acepten la responsabilidad el compromiso y la entrega mutua…..

  3. soybellasilmis04 dice:

    oky buenisimo porque estoy separada y tal vez buelva con mi esposo si la voluntad de dios es, pero mientras estoy viviendo para el y ahora ke he leido esto lo hare con mas deceos .

  4. cristogrande dice:

    Buenisimo siempre quiero agradar aa dios y mejor ahora que soy un vencedor

  5. Andrés Felipe Aguirre dice:

    Gracias Adil.

  6. Andrés Felipe Aguirre dice:

    No entendi.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 451 seguidores

%d personas les gusta esto: