DESEO DE FELICIDAD.

¿Qué hay que hacer, Maestro, para conseguir la felicidad perfecta?,-preguntó una joven estudiante de la vida.
Pausadamente, el Inspirado respondió:
“El río revuelto no teme al tiempo que le es necesario para preparar el cauce en donde se deslizará con tranquilidad”
“El antiguo árbol, que desafia la tempestad, se desgarra. Para superar la furia de la naturaleza, se retuerce, a fin de volver más tarde a tomar su posición original”.
“La noche, para bendecir la vida, se adorna con astros”.
“La felicidad perfecta es un viaje, que el creyente realiza interiormente por la meditación adquirida fuerza y valor para salir auxiliando, a través de la acción”.
“La felicidad perfecta resulta en lograr el éxito de no tener ningún deseo”.
La joven que no deseaba cosa alguna que empañara la ilusión de la felicidad engañosa escuchó, meditó y descendió al monte para arder en la llama de los deseos que impiden la felicidad perfecta que parecía buscar.

(Divaldo P. Franco)

Que Dios os bendiga, guarde con bien y cubra vuestra vida con la felicidad que sea perfecta para cada uno de vosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: