DESPERTAR


DESPERTAR

Si verdaderamente queremos evolucionar espiritualmente, más allá de las especulaciones y creencias sofisticadas, y si nos aferramos a los prototipos, que si bien fueron y son lumbreras para despertar la inquietud espiritual, mostrándonos las diferentes vías, o caminos que debemos seguir para este propósito de la autorrealización espiritual.

Pero, si solamente nos quedamos en el umbral, si nos estancamos en esta dimensión que pertenece únicamente aquellos que realmente vivieron estas experiencias, como lo son. Jesús llamado el cristo, Mahoma, Buda, y otros maestros iluminados, lo único que estamos logrando, es depender de la forma, y de las enseñanzas deformadas por aquellos que han utilizando el nombre de estos sublimes maestros, creado un imperio de poder manteniéndonos en el oscurantismo, y en la ignorancia secular.

Más allá de este umbral, esta lo desconocido sin forma ni nombre…El Absoluto, donde muchos no se atreven a identificarse con EL, por el temor de perder en un instante la identidad transitoria del ego-mente, saturado de esquemas que no nos permiten ver la luz, la verdad en esta sustancia desconocida de la cual somos y seremos infinitamente, lo que la mayor parte del vulgo llama Dios.

En esta esencia divina, matriz desconocida para el intelecto humano, que construye y destruye a la vez sus múltiples e infinitas manifestaciones, donde todas las manifestaciones o efectos, son olas de energías, vibraciones y sonidos, que toman formas, en los mundos, universos, galaxias, en la naturaleza, en el hombre, saturado de capacidades y de poderes de transformación en la unidad finita de los elementos, direccionados y organizados por otra sustancia transitoria de la cual dependemos: “La antimateria” de la cuarta dimensión.

Muchos especulan, y hablan de la quinta, sexta, séptima, y octava dimensión, y más allá, cuando ni siquiera conocen los mundos, y submundos de la tercera dimensión. Mundos de la magia de los elementos, de las fuerzas de la naturaleza, la lucha constante de las polaridades de la mente, manifestándose en personajes increíbles, con poderes superiores al del ser humano, en mundos desconocidos y extraños para la mayor parte de la humanidad neofita y materialista.

Y de estos mundos surgen seres creados por el ego-mente, y la conciencia humana los acepta como ángeles protectores y salvadores de la humanidad, con nombres extraños y conocidos, subordinándonos a este poder de la mente del ego, que no nos permite salir del laberinto en el que nos hemos metido, encandilados en el néctar de una falsa realidad, en la que nos sentimos confortablemente bien, porque siempre queremos ver luz, y no oscuridad.

En esta unidad absoluta donde no existen las polaridades, como el amor, fuente primordial de la humanidad terrestre, relación planetaria, necesaria, pero no determínate, porque este sentimiento puede construir y destruir a la vez los valores más nobles de la humanidad. Este amor o sentimiento, no nos lleva, ni nos llevará a la cumbre de la espiritualidad, como ya dije, no es determinante, porque no es conocimiento y ni sabiduría, que se alcanza cuando hemos trascendido a las fórmulas, métodos, sistemas, símbolos, fetiches, y creencias sofisticadas.

Solamente cuando hemos tenido la osadía de dar el salto para saber y conocer el misterio de la existencia, y seamos nosotros superconscientes, los que hemos creando estas polaridades necesarias para la encarnación, en una dimensión desconocida, controlándolas para disfrutar del equilibrio, que se traduce en bienestar transitorio en este mundo o en otros mundos donde la divinidad, nuestra divinidad se manifiesta, existencia.

Entonces, si podemos estar unidos conscientemente, porque al realizarnos seremos honestos, y la palabra amor, palabra distorsionada, no será, tendrá un significado mucho más profundo viviendo en nuestro interior sin polaridad. Elemento necesario para la continuación de las especies en los mundos donde la divinidad, nuestra divinidad se manifiesta, en un arcano que el ego-mente no puede descifrar, en este mundo de la tercera dimensión.

Cuando este cataclismo moral suceda, y cambie las estructuras de este planeta, la explotación, la miseria, las religiones y creencias come cocos, la pobreza, el hambre, las dudas, las guerras, la soledad, las emociones, y el estrés destructivos, no tendrán cabida en este mundo interior de la humana existencia.
Hno Rodolfo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: