Y DIOS DIJO:

Considera todo lo encantador de la vida. ¡Qué lista grandiosa puedes hacer! Dime, amado, ¿qué es hermoso y qué es extraordinario, y qué no tiene comparación? ¿Qué te parece la mañana en este preciso momento? El sol juega con sombras. Una flor sale de pronto. El cielo está vestido de azul y cambia su apariencia durante el día, a veces a un azul más brillante con nubes en él, o el cielo es sombras de gris, y luego a la noche crece gradualmente hacia el azul de medianoche con estrellas pegadas en él.

¿Qué te parece una hoja mientras gira de un lado al otro en la brisa? ¿Qué te parecen las hojas que, aún siendo idénticas, no hay dos iguales? ¿Qué te parece el árbol que ata la Tierra al Cielo de un tirón? Profundamente arraigado, el árbol sabe hasta qué altura está creciendo. Alto o bajo, alcanza el Cielo. El sol llama al árbol, y el árbol busca. Nada lo detiene.

Ningún árbol dice que no es suficientemente bueno. Ningún árbol dice que es sólo una rama pegada en la suciedad. Ningún árbol dice: “Mira a todos aquellos árboles que son mucho más hermosos que Yo. Mira a aquel árbol; da flores y frutos, mientras que yo sólo estoy aquí, ralo.”

Ningún cactus dice: “¿Qué soy yo sino una cosa espinosa?”

El diente de león está contento de ser un diente de león. Ningún diente de león dice: “¿Por qué no puedo ser una rosa?”

Ni el sol, ni el cielo, ni las nubes, ni el árbol, ni la hoja dicen: “¿Tengo que ser yo? ¿Por qué no puedo ser otra cosa?”

Ningún ser vivo salvo el hombre lamenta el ayer, lo que aconteció hace un momento ni tampoco mira atrás. Ningún ser vivo salvo el hombre dice: “¿Por qué hice esto? ¿Cómo pude haber sido tan tonto, o tan calculador, o egoísta? ¿Cuándo voy a aprender?”
Ningún ser vivo salvo el hombre dice: “No soy lo suficientemente bueno. No sé por qué nací. Yo no pedí nacer.”

Todo ser vivo florece, y todo ser vivo salvo el hombre sabe que se encuentra aquí para disfrutar. Todo ser vivo salvo el hombre sabe como disfrutar sin esfuerzo, sin lecciones, sin preocuparse al respecto. Un perro se preocupará por un hueso, y eso es todo.

Cuando hay tranquilidad en la casa, o el televisor está a todo volumen, el perro disfruta de su día. Toma la felicidad de donde ella se encuentra. Él yace en la felicidad. ¿Cuándo hace pucheros porque no le dieron carne? El perro sabe que está adonde se supone que debe estar. Sabe que tiene todo el derecho a estar donde está. Vive en su castillo. Conoce su realeza. Nunca la cuestiona. Sabe que está aquí para amar y ser amado. No hay nada que questionar. No se detiene ni hace preguntas antes de amar. No se explica nada a sí mismo. No siente necesidad de hacerlo.

¿Por qué Mis hijos tienden a pensar que están en una situación apremiante en lugar de pensar que están en un castillo? ¿Por qué Mis hijos tienden a protestar y echar humo?

¿Es porque Te di Libre Albedrío? ¿Es porque Te di este regalo grandioso? ¿Es secundario lo que tienes con respecto a lo que no tienes? Supongo que eso piensas.

Sin el Libre Albedrío, no pensarías tanto. No pensarías: “¿Qué hago ahora?” Cuando vieras tres puertas, no lo verías como una dificultad y tendrías que calcular cuál es la correcta o la única. Simplemente dejarías ir al pasado y al concepto de que el pasado es esencial para el presente, y caminarías a través de una de las puertas, sabiendo que eres tú, sea cual fuere la puerta que atravieses, sabiendo que elegir por qué puerta pasar no es una gran decisión.

 

 

EN AMOR, LUZ Y SERVICIO DE MI SER A TU SER.

VERO.

NAMASTE.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: