SABIDURÍA LAKOTA(SIOUX)

-El silencio es la mentira del hombre bueno o del cobarde.
Es ver algo que no te gusta y no decir nada.

________________________________

Dicen
que quizás no es por amor, sino por la sangre, que se compra
la tierra.
Dicen que quizás mi gente tuvo que morir para nutrir esta tierra
con su verdad.
Tu gente no tuvo oídos para oír.
Quizás teníamos que regresar a la tierra para poder crecer
dentro de tu corazón.
Quizás hemos regresado, y llenaremos las colinas y los valles
con nuestro canto.

________________________________

A mi gente
le ha ido bien.
Ustedes han tratado de quitarnos todo, pero hemos sobrevivido.
Hemos vivido con ustedes presionándonos durante quinientos años.
Viviremos con ustedes presionándonos por quinientos más.

________________________________

Hay
espíritus para ayudarte. Hay
espíritus para ayudarnos a todos.
Si tan solo tu gente aprendiera a escucharlos, a meterse en la luz del
sol y dar gracias por el día, los encontrarían. Entonces
no harían daño tan fácilmente, ni podrían
descansar de noche
tan fácilmente
cuando pasaron el día trabajando sólo para ellos mismos.

La tierra es profunda, y su sabiduría es grande. Escucha a las piedras, y escucha al viento. Haz lo que tengas que hacer para encontrar las voces
que habrán de hablarte. Ahí están. Están
llamando. Haz lo que tengas que hacer para encontrarlas, y comparte
sus palabras.

________________________________________________________________________________________________________________

-Sobre Guardar Silencio y Hablar

Nosotros los indios sabemos del silencio. No le tenemos miedo. De hecho, para nosotros es más poderoso que las palabras.

Nuestros ancianos fueron educados en las maneras del silencio, y ellos nos transmitieron ese conocimiento a nosotros. Observa, escucha, y luego actúa,
nos decían. Ésa es la manera de vivir.

Observa a los animales para ver cómo cuidan a sus crías. Observa a los ancianos para ver cómo se comportan. Observa al hombre blanco
para ver qué quiere. Siempre observa primero, con corazón
y mente quietos, y entonces aprenderás. Cuando hayas observado
lo suficiente, entonces podrás actuar.

Con ustedes es lo contrario. Ustedes aprenden hablando. Premian a los niños que hablan más en la escuela. En sus fiestas todos tratan de
hablar. En el trabajo siempre están teniendo reuniones en las
que todos interrumpen a todos, y todos hablan cinco, diez o cien veces.
Y le llaman “resolver un problema”. Cuando están en
una habitación y hay silencio, se ponen nerviosos. Tienen que
llenar el espacio con sonidos. Así que hablan impulsivamente,
incluso antes de saber lo que van a decir.

A la gente blanca le gusta discutir. Ni siquiera permiten que el otro termine una frase. Siempre interrumpen. Para los indios esto es muy irrespetuoso e incluso
muy estúpido. Si tú comienzas a hablar, yo no voy a interrumpirte.
Te escucharé. Quizás deje de escucharte si no me gusta
lo que estás diciendo. Pero no voy a interrumpirte. Cuando termines,
tomaré mi decisión sobre lo que dijiste, pero no te diré
si no estoy de acuerdo, a menos que sea importante. De lo contrario,
simplemente me quedaré callado y me alejaré. Me has dicho
lo que necesito saber. No hay nada más que decir. Pero eso no
es suficiente para la mayoría de la gente blanca.

La gente debería pensar en sus palabras como si fuesen semillas. Deberían plantarlas, y luego permitirles crecer en silencio. Nuestros ancianos nos enseñaron
que la tierra siempre nos está hablando, pero que debemos guardar
silencio para escucharla.

Existen muchas voces además de las nuestras. Muchas voces.

Anuncios

2 Responses to SABIDURÍA LAKOTA(SIOUX)

  1. Raimundo dice:

    mis respetos y saludos, gracias por compartir la sabiduria de tus ancestros, es hermoso saber que a pesar de que han tratado de apagar el fuego, los carbones han permanecido encendidos.

  2. en busca del camino rojo dice:

    1. No supongas.
    No des nada por supuesto.
    Si tienes duda, aclárala.
    Si sospechas, pregunta.
    Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que no tienen fundamento.

    2.- Honra tus palabras.
    Lo que sale de tu boca es lo que eres tú.
    Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; si no te honras a ti mismo, no te amas.
    Honrar tus palabras es honrarte a ti mismo, es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces.
    Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

    3. Haz siempre lo mejor que puedas.
    Si siempre haces lo mejor que puedas, nunca podrás recriminarte nada o arrepentirte de nada

    4.- No te tomes NADA personalmente.
    Ni la peor ofensa.
    Ni el peor desaire.
    Ni la más grave herida, debes tomarlo personalmente.
    Quien te ofende tiene un veneno que descarga contra ti, por no saber cómo deshacerse de él.
    En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo. Pero el problema es de Él y no tuyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: