Las Tres Camaras de la Muerte y su Culminación en la Flama de Pentecostés

Para trascender la muerte primero hay que casarse con la muerte, morir en la CRUZ es hacerse UNO con la Muerte. Solo el hombre florido, aquel que ha logrado integrar a su corazón la flor de los 20 pétalos, puede comulgar con la muerte y así lograr la vida eterna.

Las Tres Cámaras de La Muerte y su culminación en La Flama de Pentecostés

(Por Kokul ‘al Quetzalcóatl)

La flor de los veinte pétalos es un proceso espiritual que corresponde al guerrero de la luz que ha logrado trascender la muerte. Justo en el centro de la cruz es consumido por el fuego sagrado y renacer de entre las cenizas una y otra vez en águila de fuego. El nuevo hombre florido, es aquel que ha logrado escalar la segunda montaña y llegar a la cima del cielo, donde se sienta en el trono de dios. En su trono se encuentra la gran cruz que Conecta todos los caminos que culminan en “ROMA”, es decir todos los caminos que conducen al poder central que gobierna al MUNDO; en donde el mundo es el árbol de la vida que unifica todos los templos dentro de un solo cuerpo luminoso que forma su iglesia, la casa de dios. En el trono de dios ya no existe la separación entre el cuerpo mental, emocional y físico, sino que el cuerpo emocional se unifica con el espíritu conectando los tres mundos.

La muerte es una autoridad espiritual que gobierna no solo el paso de las almas descarnadas hacia el paraíso terrenal (Tamoanchán) sino que también es la encargada de llevar al espíritu a la ascensión. Esta autoridad está siempre presente al centro de la cruz. Existen tres grandes cruceros en donde la muerte es la encargada de portar las llaves que abren los portales de ascensión espiritual. El primer crucero donde la muerte se encuentra, es a la entrada del laberinto del Xibalbá. La cual coincide con la primera iniciación de misterios mayores, en donde la muerte se vuelve compañera del guerrero de la luz, siempre siguiendo sus pasos para ver hasta dónde llega o hasta donde le es permitido transitar. Este camino es un camino obscuro que forma parte de la primera cámara en donde la muerte y su sombra siempre le acompañan. En el segundo crucero, la muerte se encarga de abrir el portal de luz blanca que conecta la rueda chica (camino obscuro) con la rueda grande (camino blanco). El camino blanco se encuentra sellado por la muerte, su apertura depende de las alineaciones cósmicas entre Venus y la tierra, por lo que son eventos cíclicos. En su recorrido por el camino blanco del laberinto del Xibalbá, el guerrero de la luz, se introduce dentro de la segunda cámara, la cual lo lleva por un camino recto pero en penumbras, el cual es alumbrado por la luna. Aunque el camino es blanco, esta cámara de iniciación es mucho más peligrosa y larga que la anterior. Aquí la muerte tiene su reinado en las profundidades de ultratumba, por lo que el camino está lleno de sombras, el guerrero de la luz tiene que luchar contra las sombras que son miles, ejércitos de oscuridad. Esta cámara es la antesala de la muerte y del infierno. El purgatorio está a la vuelta esperando a aquel incauto que caiga bajo el influjo de la luna, la cual esconde la parte más oscura del alma del viajero, que puede llevarlo a ser expulsado de la casa de dios rumbo al purgatorio o incluso si no tiene el suficiente poder guerrero lo espera la muerte. El camino blanco es uno de los más deslumbrantes para el viajero, sin embargo está rodeado por una red de energía perteneciente a la psiquis en donde el guerrero cae bajo el influjo de la magia negra que se entreteje como resultado de la alquimia. En el tercer crucero la muerte es la encargada del camino del centro que unifica las dos ruedas que forman el microcosmos hombre y el macrocosmos hombre. Este camino lleva directamente al trono de dios teniendo previamente que iniciarse en los caminos de la tercera cámara. Esta cámara tiene en su recorrido una parte oscura y una parte blanca, durante su recorrido el iniciado aún no ha roto con la muerte, debido a que la estrella de cinco puntas que forma la parte espiritual del iniciado, se encuentra de cabeza. En esta cámara primero se entra en la parte oscura en donde hay un periodo de intensa iluminación que procede de Venus del alba, debido a que la estrella logra ponerse de pie y en la segunda etapa de este recorrido, se entra a la parte blanca (psiquis) en donde la estrella de cinco puntas vuelve a caer de cabeza, por lo que se encuentra bajo el influjo de la magia negra. El resultado es un periodo de baja iluminación. Durante la primera etapa se incorporan los cuatro cuerpos existenciales del ser y durante el segundo periodo se incorporan estos cuerpos a la swástica, de tal manera que al girar de forma inversa a las aguas del reloj, la laguna de agua de la segunda montaña queda encantada. Durante este periodo se debe de integrar al grial de fuego que impide que se sigan envenenando las aguas. El propósito de la swástica es abrir el ombligo cósmico que divide el mundo mental del espiritual, por lo que es un proceso destructivo pero que al final, al abrirse la trampa cósmica se integran las energías duales del ser dentro de la semilla dorada., que posteriormente germina en el árbol de la vida del hombre florido. Es un proceso alquímico espiritual, muy largo y delicado y se lleva durante el RETORNO, el cual culmina con la flama de luz llamada pentecostés.

La flama de pentecostés es un proceso espiritual que surge de la CONEXIÓN entre la energía que procede del mundo espiritual (rueda chica) y la energía del mundo mental (rueda grande). La energía de la rueda chica surge de la rejilla interna del microcosmos hombre que forma la parte del camino oscuro del laberinto del Xibalbá., la cual se unifica con la energía que procede de la rejilla externa del macrocosmos hombre procedente de la psiquis (camino blanco), a través del manantial del caduceo.

Esta fuente de energía viaja formando cruces en espiral desde el coxis en la parte baja de la columna vertebral pasando por los templos hasta llegar a la parte superior de la coronilla terminando en una luz dorada a manera de lengua. Esta energía viaja por el camino del CENTRO unificando los 7 templos que se encuentran tanto en el micro como en el macro cosmos hombre. Cuando se cruzan ambas energías se transforman en un flujo de luz que forma un campo de energía fotónica que trasciende el cuerpo físico. La energía que procede de la rejilla interna lleva los protones y a la energía que procede de la rejilla externa lleva los electrones, de tal manera que al cruzarse forman un campo de energía electromagnética. El manantial del caduceo es una fuente de Luz divina que hace que se forme la flama de pentecostés, la cual a su vez despierta las 7 aéreas cerebrales (templos del hombre cosmos) que estaban dormidas unificando los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro a través de las redes de luz, que a su vez se conectan con los templos de la columna vertebral a través de la glándula pineal., la cual despierta a la glándula timo en el centro del corazón de la flor de 20 pétalos, y que a su vez conecta con las glándulas sexuales serrando el ciclo en la glándula hipotálamo. Estas glándulas unifican los tres mundos; el mental, el espiritual (emocional) y el físico biológico, en donde ya no hay separación. Cada gota que fluye desde el interior del corazón procede del manantial del caduceo llevando la esperanza y la fe del nuevo hombre florido. El manantial del caduceo se activa a través del padre que está en secreto por lo que no es un proceso instantáneo. Se deberá trabajar en su activación a través del Budah. Solo aquel que ha integrado al padre que está en secreto en el Budah, puede activar la flama de pentecostés y transcender la muerte. La muerte se integra al real ser durante la treceava secuencia de Fibonacci en la formación de la flor de la vida durante el retorno, por lo que es un proceso espiritual que compete al guerrero magno y a la diosa de diamantes. En este caso las sacerdotisas que han logrado el grado de diosas, hay un rompimiento con el padre que está en secreto, por lo que la esperanza alquímica es proporcionada por las octavas presentes en la flor de lis blanca, la cual gotea constantemente para despertar a la lis púrpura que lleva la fe alquímica., por lo que su proceso de iluminación es recibido a través de Venus del alba y del atardecer sin llegar a trascender la muerte del corazón de la flor de los veinte pétalos y la flama de Pentecostés.

Kokul ‘al

Temas relacionados

La Secuencia Fibonacci y el misterio de la flor de la vida

Horus y la alianza sagrada del santo grial

El Misterio del Lago Encantado

Hunab Ku El Mentalismo Viviente

Visita:

El Umbal de Quetzalcóatl

El Gran Nido Cósmico

Angeles Estrellas de la Tierra

Haz click en el título

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: