Hunab Ku El Mentalismo Viviente, primera, segunda y tercera parte

Hunab Ku, el Mentalismo Viviente.

(Por Kokul ‘al Quetzalcóatl)

 

Hay quienes dicen que el infierno no existe, que es solo una cuestión mental, y en parte tienen razón, tanto el infierno como el paraíso, son el producto de una gran mente viviente que forma la TOTALIDAD del MAYA. Esa mente es Hunab Ku…Kokul ‘al

 

Las Cuatro Fuentes Hunab Ku

 

Los mayas eran grandes científicos, grandes astrólogos y grandes seres espirituales. Conocían muy bien los siete principios herméticos espirituales universales, que rigen el alfa y el omega. De donde se basa su gran sabiduría y conocimiento.

 

Las leyes que dan origen a la creación del cosmos, son las mismas leyes que aplican en alquimia, ya que como es arriba es abajo y como es abajo es arriba, lo que se produce en la alquimia interior de una flor, es lo que se manifiesta en sus cualidades únicas como individuo y como especie., la alquimia que se está produciendo en el cosmos abstracto absoluto, es lo mismo que se manifestará en el cosmos real.

 

La amplia gama de divinidades que tenían los mayas y culturas mesoamericanas, obedece a la manera tan sagrada de comprender la creación, conocían el poder divino de cada numen y su relación con el entorno que nos rodea. Sin embargo, a pesar de dividir el cosmos según la función de cada divinidad, ellos tenían una visión muy clara de la totalidad. Los mayas sabían que todas las partes son importantes dentro del TODO, por lo que todas las partes son sagradas. Algo parecido a un holograma, en donde cada pieza es importante para formar una sola imagen, esa imagen divina que formamos todos es Hunab Ku.

 

Hunab Ku es una entidad espiritual, considerada por los mayas, como la inteligencia de dios padre madre, que orquestó todo lo que conocemos como cosmos.

 

Hunab Ku es una energía mental, que surgió de la Unidad entre tres puntos en el universo. A esos puntos los conocemos como sol amarillo-dorado, sol rojo y sol azul. Hunab ku es la energía divina presente en la Unidad, del padre (sol rojo), del hijo (sol azul) y del Espíritu santo (sol dorado). Hunab Ku es, el que solo es en la UNIDAD.

 

En un principio solo existía el UNO formando parte del primer punto. Aquel punto, era un verdadero CAOS en la obscuridad infinita del universo. En el origen, solo existía el UNO envuelto en grandes llamas, consumiéndose en su propio fuego interno. El conflicto interno del UNO, se debía a que el UNO, es principio dual, el UNO, es agua (femenino) y es fuego (masculino). El CAOS del UNO, se debía a la transmutación del agua por el fuego en ETER. En el Origen, el UNO era el ETER y el éter era el MAGO, que nació de la dualidad de dios padre madre – Ometeotl (ome-dos, teotl dios). El COSMOS, tiene su origen en la teoría del CAOS.

 

Aquella estrella en formación, acumuló tanta energía que explotó, dividiéndose en DOS grandes lagunas, una de agua y otra de fuego, que conforman lo que conocemos como el plano horizontal, dando origen al primer principio hermético universal, llamado principio de la dualidad o ley de la polaridad.

 

El primer principio hermético espiritual, nos dice que la totalidad es dual y que a partir de este principio todo se manifiesta a través del Dos (dios, diosa). Este principio hermético es el alfa y el omega.

 

Entonces, Ometeotl, se transformó en Ometecuhtli (señor dos) y en Omecihuatl (señora dos), es decir, se transformó en dos lagunas de agua y en dos lagunas de fuego.

 

La primera laguna de agua sobre la horizontal, se encontraba envuelta en llamas, por lo que siguió transmutándose, dando origen a un segundo punto en el universo que pasó a formar el plano vertical, dividiéndose a su vez en dos grandes lagunas, una de agua y otra de fuego. Ometecuhtli, es el dios dos, que representa a las dos lagunas de fuego (señor dos) y Omecihuatl es la divinidad que representa a las dos lagunas de agua (señora dos). En teología Maya, estas divinidades son conocidas, como Itzamná (principio masculino) y como Ixchel (principio femenino). Esto quiere decir que el principio masculino y el principio femenino se pueden manifestar en dos formas distintas de acuerdo a la posición que ocupan sobre la vertical o sobre la horizontal, dando origen a los cuatro poderes de Hunab Ku (gran abraxas), es decir los cuatro elementos que se encuentran en el éter (mago).

 

FUENTE DE FUEGO (VERTICAL).Representa al elemento tierra. Esta laguna, tiene el poder de transmutar a través de las aguas, su giro es inverso a las manecillas del reloj. Es la fuente que tiene el poder de la vida eterna, transmuta las enfermedades y su color es el verde esmeralda. Dentro se encuentra el escudo de Oros. Es una autoridad espiritual que rige la tierra.

 

FUENTE DE FUEGO (HORIZONTAL). Representa el elemento fuego. Esta laguna, tiene el atributo principal de transmutar a través del fuego. Su giro es en el sentido a las manecillas del reloj. Es una fuente de luz divina que transmuta toda oscuridad en luz, dentro se encuentra el escudo de diamantes, su color es rojo, también se le conoce como purgatorio, ya que acaba con toda impureza producida por magia negra. Es una autoridad espiritual que transmuta a través del fuego. En los procesos alquímicos, cambia de dirección hacia la vertical y se une con la fuente de agua sobre la vertical, para producir el diamante que transmuta la oscuridad a luz y así, mantener alumbrados los siete candeleros de la iglesia de dios padre madre a través de la estrella del atardecer.

 

Ambas lagunas de fuego, la roja y la esmeralda, son un mismo ser en Itzamná (principio masculino), pero conservan su independencia y su poder divino.

 

FUENTE DE AGUA (VERTICAL). Representa al elemento aire. Su color es turquesa. Es una laguna encantada. Dentro se encuentra el escudo de fuego. Su color y su giro pueden variar. Cuando se encuentra separada de la fuente roja (horizontal), su giro es a favor de las manecillas del reloj, otorgándole el poder de la creación a través del fuego. Sin embargo, cuando está unida a la fuente roja (ambas sobre la vertical), su giro es inverso a las agujas del reloj volviéndose su poder, de creativo a destructivo. Esto ocasiona enfermedad a través del karma producido por la misma mente (aire). El desencantamiento de esta laguna, solo se logra cuando la fuente esmeralda (vertical) se mezcla con la laguna azul. Ambas dos se transmutan, cambiando de color a Dorado- amarillo. Es una autoridad espiritual que crea a través del aire (mente) y del fuego.

 

FUENTE DE AGUA (HORIZONTAL). Representa al elemento agua. Esta laguna de agua, tiene el atributo principal del embarazo, es la madre cósmica que da origen al Hijo (Quetzalcóatl). Dentro se encuentra el espejo de agua (Kukulkán). su giro es en el sentido de las manecillas del reloj, tiene la capacidad de crear a través de la tierra y su color es blanco. Es una autoridad espiritual que crea a través del agua. Unida a la fuente esmeralda, a la fuente roja y a la fuente azul, produce la estrella del alba que se conecta a la estrella del atardecer a través de Hijo, manteniendo la unión entre Itzamná e Ixchel en una sola familia espiritual. Juntos forman una sola esfera dorada – cobriza, al centro de la gran cruz cósmica. Ambos dos son el alfa y el Omega. De donde parte la vida y la magia de la creación.

 

Ambas lagunas de agua, la blanca y la turquesa, son el mismo ser en Ixchel (principio femenino), son dependientes la una de la otra, pero conservan su poder divino.

 

 

La Balanza cósmica de la Justicia Hunab Ku

 

 

 

Fui dividida en dos, pero no soy más que UNO dentro de la Totalidad, Yo Soy el Que Yo Soy….Kokul ‘al

 

La llegada del plano vertical, trajo el equilibrio que necesitaba la inestabilidad de la laguna de agua sobre la horizontal (la madre cósmica), formando la GRAN CRUZ COSMICA que se encuentra dimensionada por la circunferencia de la RUEDA GRANDE (Rueda kármica), en donde la laguna de fuego sobre la vertical (Ojo de esmeralda) y la laguna de agua sobre la horizontal (la blanca), se hacen UNO al CENTRO de la CRUZ. Juntos forman una primera esfera dorada en comunión, que hasta hoy permanece unificada. A este sol de energías gemelas, se le conoce como el Rostro DEL SOL DORADO. A pesar de ser un solo ser, este sol está formado por energías complementarias, lo que lo hace versátil, por un lado, puede trabajar transmutando las aguas y por otro lado, este sol es la semilla dorada, donde se encuentra contenida la consciencia de luz que proporciona la chispa divina que origina la vida.

 

La madre cósmica, dejó de ser CAOS para formar un nuevo ser, un solo rostro, el rostro del sol dorado. En geometría sagrada, los gemelos dorados, son representados por dos triángulos o copas encontradas en la cruz., en donde, la copa superior representa al grial de fuego y la copa inferior representa al grial de agua. En alquimia, el grial de fuego, lleva la energía masculina del espíritu santo y el grial de agua, lleva la energía femenina del espíritu santo. Los gemelos dorados, forman a los GEMELOS UNIFICADOS en la cruz. En esta unión, la diosa trabaja como luna (agua) posada al centro de la CRUZ COSMICA sobre la horizontal, manteniendo el lazo de unión a través de la cuerda de oro que conecta a ambos amantes. El sol dorado, es un poder que ejerce su dominio desde el centro de la CRUZ. Su poder, tiene que ver con lo inmaculado, es la esfera superior encargada de la castidad y la santidad. El sol dorado, somete a todo aquel que se haya iniciado por el camino del CENTRO, a permanecer en el ermitaño bajo la ley del celibato, de lo contrario, si se viola la ley, cae bajo el influjo de la rueda del karma.

 

De la unión de los gemelos dorados y su transmutación, surgió un tercer punto en el universo que formó el plano espacial temporal, dando origen a la Cruz que los mayas llamaron LA CRUZ DE QUETZALCOATL, en honor al hijo.

 

Al nacer el Hijo, nace una cuarta energía divina, llamada por lo mayas energía femenina de Hunab Ku, la cual se encuentra ungida en el hijo, formando la segunda esfera en el rostro DEL SOL AZUL. Ambas divinidades son el mismo ser en el sol azul, sin embargo, conservan su independencia y poder divino.

 

Hunab Ku, es la energía que hace que la GRAN CRUZ COSMICA, quede separada en su centro por la CRUZ DE QUETZALCOATL (rueda chica). De tal manera que la familia de Ixchel e Itzamná queda dividida en dos, manteniendo la conexión a través del Hijo que se encuentra conectado a la madre cósmica (la blanca). Cuando se dividen los planos, la laguna de agua sobre la vertical (la azul turquesa), reacciona con la laguna de fuego sobre la horizontal (la roja), empezando a transmutarse mutuamente. Después de muchas transmutaciones la laguna de fuego se transforma en un escudo cósmico que tiene el poder del diamante. En alquimia Náhuatl, a esta entidad se le conoce como Chicomecóatl (siete serpiente). Una vez que nace la diosa de diamantes, el rostro del sol azul (segunda esfera), se unge a través del hijo dentro del útero de la diosa de diamantes, dando origen al padre en el rostro del SOL ROJO. Ambos dos son energías gemelas complementarias pero conservan su independencia y su poder divino. El hijo se sacrifica cambiando su poder creativo al poder destructivo para transmutar a la reina de diamantes y esta a su vez transmuta al hijo, dando origen al nacimiento de dos rayos gemelos. Estos son el rayo azul y el rayo rosa, entrelazándose para llevar los ritmos de la respiración del corazón de la galaxia. Formando el CORAZON DE JESUS. A esta unión también se le conoce como Los GEMELOS DISTANTES (separados), en donde la diosa trabaja como sol (fuego) manteniéndose al centro de la CRUZ DE QUETZALCOATL, sobre la horizontal. El Hijo, por su posición transversal al plano horizontal, mantiene la conexión con la madre luna a través de la cuerda de plata y con el diamante (padre que está en secreto) a través de la cuerda de oro. En los gemelos distantes, La diosa se encuentra sobre la horizontal y el hijo sobre la vertical formando la cruz de Quetzalcóatl. De esta manera, el Hijo, otorga a la reina de diamantes el poder de guerrero magno, que a través del diamante transmuta toda oscuridad en Luz. El diamante, es un poder que equilibra la magia negra que se produce al violar la ley celibato que gobierna la esfera dorada. El rostro del SOL ROJO (Padre) es un poder superior que contribuye a nivelar la balanza cósmica y su poder cósmico es equilibrado del otro lado de la balanza por el rostro del SOL DORADO (espíritu santo). Por un lado la reina de diamantes, mantiene el equilibrio gracias al escudo de diamantes, que se encuentra dentro de la laguna de fuego sobre la horizontal (la roja), al centro, en los mundos medios (rueda grande), formando la estrella del atardecer ejerciendo su dominio sobre la laguna de fuego sobre la Horizontal., mientras que el hijo, ejerce su poderío sobre la laguna de agua (la azul turquesa), sobre la vertical.

 

Por el otro extremo de la balanza, tenemos a la estrella del alba, la cual se encuentra dentro de la laguna de agua sobre la horizontal de la rueda grande, siendo gobernada por los gemelos en el rostro del sol dorado, en donde la diosa madre ejerce su dominio sobre la laguna de agua sobre la horizontal (la blanca) y su gemelo el rostro del sol, ejerce su poderío sobre la laguna de fuego sobre la vertical (el ojo de esmeralda). Este hecho divide la familia de Itzamná, ya que los mundos medios separan ambas ruedas y la apertura del portal blanco que conecta con el diamante obedece a eventos cósmicos cíclicos, en los cuales se alinea la estrella del alba con la del atardecer. Esto significa que el microcosmos hombre (rueda chica) queda desconectado del macrocosmos hombre (rueda grande), lo que ocasiona que la justicia ejerza su dominio sobre la horizontal dentro del mundo del macrocosmos hombre (rueda grande), debiendo de ser equilibrado el mundo de la rueda chica por otro tipo de autoridad que ejerce su poderío desde los mundos medios. A esa autoridad espiritual se le conoce como Kukulkán, que gobierna el mundo espiritual dentro de la rueda chica. Esta autoridad se mantiene independiente, en los mundos medios, siendo la autoridad principal encargada de reconciliar la justicia en una sola autoridad que gobierne ambos mundos (ruedas), afín de unificar a toda la familia. Como es arriba es abajo y como es abajo es arriba, como lo es en el mundo espiritual lo es en el mundo material.

 

Por otro lado, la energía femenina de Hunab Ku (el ojo de dios), tiene el cargo del fiel de la balanza entre ambos mundos. A través del ojo de dios, hace que las fuerzas contrarias sean equilibradas; oscuridad y luz, bien y mal en su justa medida. Separando el paraíso del infierno dentro del mundo interior. El ojo de dios, es el vigía que trabaja de la mano con Kukulkán para mantener el equilibrio entre el inframundo y el firmamento. Kukulkán, es la fuerza superior responsable de hacer girar la rueda del Samsara (veintena), sometiendo al iniciado en la magia a permanecer en el ermitaño recibiendo la luz que procede de Venus del alba. En caso de violar la ley, existe un rompimiento entre ambas ruedas, en donde la laguna azul turquesa cambia de giro sobre la vertical, siendo el resultado de la alquimia flamas destructivas producidas por magia negra. Kukulkán, es la autoridad espiritual que somete al purgatorio dentro de la laguna roja., en donde el ojo de dios es el vigía, determinando quién entra o quién sale de ese lugar. Así también los gemelos dorados son la autoridad responsable de vigilar quién entra y quién sale del paraíso celestial. Aquellos que han logrado la maestría del mago hierofante, son recibidos de regreso al hogar, es decir al paraíso celestial, donde son dignos de pertenecer a los ejércitos de luz de Hunab Ku, transformándose en guerreros magnos al integrar a su ser el poder del diamante que los mantiene conectados a Venus del atardecer. La obtención del diamante, esta a cago del sol rojo, en donde esta autoridad actúa de la mano con el ojo de dios, para abrir el Umbral de Quetzalcóatl que conduce al ermitaño dentro del camino que llega directo al padre. El ojo de dios, por estar conectado a la madre como también al padre por medio del hijo, es la autoridad encargada de gobernar la tesis y la antítesis. Este hecho hace que el ojo de dios, determine a voluntad propia, la posición en el árbol de la vida del sol rojo (esfera roja), de tal manera que a veces ocupa la primera posición alternándose con el sol dorado (esfera dorada), lo que ocasiona la subida y bajada por ultratumba., en donde este a la vez se coordina con la muerte, para transmutar la magia negra producida por la tesis, es decir por la transmutación entre la energía del hijo (sol azul) con la energía del padre (sol rojo), de tal manera que a través de la antítesis se mantienen conectadas la estrella del alba y la estrella del atardecer., otorgándole al hijo (hierofante) el poder de la iluminación Total. En la ANTITESIS, el sol dorado, ocupa la primera posición sobre la vertical, arriba de la rueda grande. Y el sol rojo, ocupa la primera posición sobre la vertical, arriba de la rueda chica. En la TESIS, el sol dorado, ocupa la segunda posición sobre la vertical, debajo de la rueda chica. Y el sol rojo, ocupa la primera posición sobre la vertical, arriba de la rueda chica.

 

Cuando se realiza la antítesis, el hijo (hierofante) cae de cabeza, por lo que a libre albedrio permanece colgado dentro del purgatorio, siendo purificado por el fuego, en donde la luz de la consciencia es otorgada por el ojo de dios, dejando pasar a través de la cuerda de plata, la luz que viene del lucero del alba y a través de la cuerda de oro la luz que proviene del lucero del atardecer, otorgándole el poder de la iluminación total al mantener la conexión con los dos luceros. En el caso extremo del hijo (Cristo ungido) que no ha logrado la maestría del hierofante (diamante), y realiza la tesis, cae al purgatorio, permaneciendo colgado donde recibe la luz que proviene del lucero del alba a través de la cuerda de plata, recibiendo la iluminación de manera parcial. Sin embargo, por no realizar la antítesis, el Cristo ungido, puede quedar opacado en su luz (chacras) permaneciendo en total oscuridad y corre el riesgo de mezclarse con las flamas impuras producto de la magia negra, haciendo que el espíritu sea corrompido por la personalidad, sumergido en las tinieblas de ultratumba. La muerte lleva en su mano, una guadaña de dos filos., es preferible respetar la autoridad espiritual y permanecer en el ermitaño, donde pueden encontrar la luz que procede del lucero del alba, iluminando su mente y sus corazones. El rostro del sol azul, el rostro del sol dorado y la muerte, son autoridades espirituales, que nos enseñan que el espíritu es endeble, mientras no se logre la obtención del diamante., es decir, es necesario que el hijo regrese al padre, para mantener los siete candeleros siempre alumbrados y recibir la iluminación total que procede de Venus del alba y Venus del atardecer. Existe la promesa dorada, de que todo guerrero de la luz puede regresar a casa. El diamante, es su pasaporte para regresar al hogar. En estos tiempos de cambio de una dimisión a otra, de un final de ciclo cósmico e inicio de otro, todo está dispuesto para que así suceda. El Umbral de Quetzalcóatl se abrirá una vez más, para aquellos candidatos a lograr la maestría del hierofante. La muerte es una autoridad espiritual que gobierna el purgatorio de almas, así también determina el principio cósmico de la causalidad, es decir del dharma o del karma. La muerte, es la autoridad encargada de la ascensión dimensional, es el punto de partida, el punto CERO de equilibrio dentro de la balanza que forma la gran cruz cósmica, de donde parten todas las dimensiones que se encuentran tanto en el Microcosmos hombre (rueda chica) como en el macrocosmos hombre (rueda Grande). La muerte, es el punto de rompimiento del cordón de plata que somete a las almas dentro del juego de la ilusión, creada por la separación del plano horizontal. El plano horizontal forma el plano mental. Al dividirse en dos, solo una parte del alma dual, recibe la luz necesaria que procede de Venus del alba. Esta estrella siempre se mantiene conectada al hombre ordinario por medio del cordón de plata que a su vez lo conecta con la madre cósmica, también conocida como Tamoanchán a donde van a dar las almas descarnadas. La muerte es el punto cero dentro de la rueda grande, de tal manera que cuando se rompe el cordón de plata las almas quedan sujetas a la rueda del karma y cuando se obtiene el cordón de oro formando la cruz de Quetzalcóatl (sujeto al padre), es porque la muerte representa el punto de partida hacia la ascensión. Con la muerte se empieza un ciclo kármico y con la muerte se termina. La muerte es principio y es fin, es alfa y es omega.

 

El Ombligo Cósmico Hunab Ku

 

 

 

Cuando nace el hijo, las aguas del útero cósmico son invertidas. Al derramarse la fuente de agua, nace una quinta energía, a la cual los mayas le llamaron Kukulkán (energía que desciende). Kukulkán es la divinidad espiritual que tiene los mismos poderes que el grial de agua, es decir, su poder se refleja a través del espejo del agua., por lo que es el mago que representa la autoridad sacerdotal que lleva la corona de su santidad el papa, ejerciendo su poderío en los mundos medios, donde gobierna el mundo espiritual como el físico. Kukulkán es una autoridad omnipresente al igual que el rostro del sol dorado (Espíritu santo).

 

Al nacer el hijo, este nace con las energías duales del Ser; por un lado el hijo maneja la energía del sol azul y por otro lado maneja la energía del sol rojo, compartiendo ambos la tierra. La dualidad del hijo es lo que lo hace ser Crístico, es decir, es un ser completo al manejar las dos energías, la femenina y la masculina. El sol de medio día, es el hijo que posee la parte femenina a la cual se conecta la energía femenina de Hunab Ku formando un solo ser en el rostro del sol azul. El Hijo, se mantiene conectado al útero cósmico a través de la cuerda de plata. Hunab Ku es la energía que se encuentra ungida en el hijo y es a través del ombligo cósmico (cuerda de plata) que se realiza la conexión con el útero cósmico. El ombligo cósmico, conecta los mundos sutiles con los mundos densos, es el que alimenta la tierra (cosmos real), el que deja pasar la respiración que proviene del corazón de Jesús (cosmos abstracto absoluto). El ombligo cósmico, es una energía que mantiene la conexión entre la rueda grande y la rueda chica, entre el plano físico y el plano espiritual. Cuando la energía de Kukulkán desciende, hace que la rueda chica gire en el sentido de las agujas del reloj, lo que provoca que la energía masculina del hijo (presente en la vertical de la rueda chica) empiece a transmutar la energía femenina del hijo, logrando que esta cambie su giro de creativo a destructivo. Este a su vez empieza a transmutar la energía masculina del padre, presente en la laguna roja sobre la horizontal, logrando que cambie su giro y con su inercia, hace que la rueda grande gire en el sentido contrario a las agujas del reloj. Estos giros, separan el cosmos en dos grandes mundos a través de las aguas, estos son; el cosmos abstracto absoluto (microcosmos), y el cosmos real (macrocosmos). A la energía que conecta ambos mundos se le llama MaYa.

 

Maya es la energía mental de Hunab Ku, que se entreteje entre ambas ruedas. A esta energía también se le conoce como LA MATRIZ. Dentro de la rueda grande se entreteje una red de energía que conecta el mundo de las formas con la tierra, llamada Rejilla externa y dentro de la rueda chica se entreteje una red de energía que conecta la tierra con el mundo espiritual, llamada rejilla interna.

 

Al girar las dos ruedas, el ombligo cósmico, se convierte en una especie de TRAMPA COSMICA. Esta trampa se forma en el punto de unión entre ambas ruedas. Por un lado la rueda grande gira en el sentido inverso a las agujas del reloj (movimientos de rotación y translación) y por el otro lado la rueda chica gira en sentido de las agujas del reloj, por lo que se forma una especie de nudo cósmico (worm hole) que impide el paso, delimitando el plano vertical del plano horizontal. Esta separación está gobernada por el ojo de dios, el cual ejerce su poderío al centro de ambas ruedas, dejando pasar la luz que procede de la estrella del atardecer a través del padre y de la estrella del alba a través de la madre cósmica.

 

El ombligo cósmico, al enrollase, forma una especie de laberinto dentro de un cubo que sostiene a la matriz. Este cubo tiene dos portales uno blanco y otro oscuro, al cual los mayas le llamaron laberinto del Xibalbá. Cada camino, está dividido de acuerdo a su giro. La rueda chica forma el camino oscuro. El color oscuro se lo da la energía femenina de Hunab Ku, que al girar en el sentido de las agujas del reloj, forma el entramado de la rejilla interna de la tierra. La rueda grande forma el camino blanco. El color blanco se debe a la energía de la psiquis, la cual es el resultado de la transmutación de la energía femenina de Hunab Ku, al girar en el sentido inverso a las agujas del reloj, formando la rejilla externa de la tierra.

 

La entrada al mundo espiritual empieza por el camino del Hijo, es decir empieza por la vía vertical, la cual forma parte de la rueda chica. El camino oscuro, se encuentra siempre abierto al mundo espiritual introduciéndose dentro del mundo interior. La vía vertical, es el inicio de partida por donde empieza a desenrollarse la trama del laberinto del Xibalbá.

 

El camino blanco, es un camino de luz que se encuentra conectado a la horizontal (Rueda grande) sobre la rejilla externa de la tierra, por lo cual permanece cerrado al mundo espiritual. Cuando el iniciado en la magia, abre el camino a través de la energía sexual, llega un momento en que se topa con la trampa cósmica, en donde el ojo de dios, prohíbe su paso, es decir, prohíbe la magia sexual con la sacerdotisa. El ojo de dios es la autoridad responsable de ejecutar la tesis y la antítesis dentro de la rueda del karma. Sin embargo, no solo ejerce su poder sobre el iniciado por el camino blanco, también por el camino del centro lleva un gran control. En el camino del centro la magia esta bajo la ley celibato impuesta por la autoridad de la esfera dorada (rostro del sol dorado), por lo que el determina como autoridad la pena por violar la ley, la cual es el purgatorio. El sol de medio día, forma la vía de acceso vertical del laberinto del Xibalbá, dando origen a nuevas dimensiones, que separan el cielo de la tierra. En total son 13 dimensiones abajo y 20 dimensiones arriba. Trece dimensiones forman la rueda chica y veinte dimensiones forman la rueda grande, quedando el plano vertical separado en dos grandes polos, el aire y la tierra. Este a su vez separa el plano horizontal en dos polos, el agua y el fuego. El aire, forma parte de la vertical que conecta al espíritu con el cielo a través del agua (paraíso/Tamoanchán), y la tierra, forma parte de la vertical que conecta al espíritu con el inframundo a través del fuego (infierno/purgatorio). Esta separación entre el cielo y la tierra, a través de sus diferentes dimensiones, es muy necesaria para generar la antítesis y de esta manera poder crear la consciencia de luz, que viene de Venus del atardecer, por medio del aire y del fuego.

 

Kokul ‘al

 

In lack ech/somos UNO

 

Hala Ken/Yo soy el que yo soy

 

Temas relacionados:

 

 

 

visita El Gran Nido Cósmico

visita El Umbral De Quetzalcóatl

Haz click en el título

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: