Yoga

El Yoga tiene como objetivo la liberanción del SER que se esconde dentro de todos nosotros, y se ve limitado por nuestro cuerpo y mente material y el maya (ilusión) derivados de ellos. Pero el yoga no es una religión sino que es una práctica que ofrece ejercicios físicos y mentales a través de numerosas posturas corporales (asanas) para recorrer el camino hacia el despertar del Yo Soy, hacia la iluminación. La primera vez que se menciona el yoga en los textos védicos es en el Katha Upanishad, donde se intrerpreta a la conciencia de la razón como al director de un carro, y al cuerpo carnal como el propio carro. También en el libro Bhagavad Gita Krisna (avatar de Visnú) dirigiéndose a Arjuna le comenta algunas de las pautas del yoga: “La mente vacilante e inquieta anda vagando, has de recuperarla y dirigirla siempre hacia el alma. […] El yoga es la armonía, una armonía en el comer y el descansar, en el dormir y en el estar despierto, una perfección en todo lo que uno hace.”

Existen varios tipos de yoga y no están reñidos con ninguna religión practicándola desde creyentes hasta ateos. Pero a pesar de las numerosas tendencias, existen dos que destacan particularmente: el Raja yoga y el Hatha yoga, que es el más utilizado en occidente.

 

El Raja yoga rechaza al cuerpo considerándolo también una ilusión que limita la liberación del alma. Su herramienta básica es la concentración que se va utilizando para ir produciendo un desapego paulatino del mundo material, de la experiencia terrena hacia una conciencia interior permanente. Hace casi 5000 años el maestro Patanjali sintetizó en ocho puntos el camino de este tipo de Yoga:
1. Yama: dirigido a la vida diaria del practicante, se refiere a cinco normas morales: no violencia, no robar, no mentir, no avaricia y por último la castidad.

2. Niyama: dirigido a la conciencia del practicante, son otras cinco normas: pureza, austeridad, conformidad, el estudio de las escrituras y la devoción.

3. Asanas: posturas corporales determinadas para la meditación.

4. Pranayama: dirigido al control de la respiración puesto que así el practicante controla la mente y el cuerpo.

5. Pratyahara: el practicante retira sus sentidos del mundo material para prestar toda su atención a su interior.

6. Dharana: intensa concentración interior sobre una imagen sagrada para preceder a la meditación.

7. Dhyana: la meditación interior.

8. Samadhi: trance donde el practicante funde su conciencia individual con la universal.

El Hatha yoga utiliza al cuerpo como herramienta para la liberación del alma. Su base fundamental son los asanas por los cuales se intenta convertir al cuerpo y a la mente en un templo para el espíritu, tras convertirlo en perfecto terminarlo en divino e inmortal. Son posturas que van moldeándolo poco a poco dominando así su fuerza vital, comenzando por eliminar la enfermedad y las limitaciones aparentes. El libro más utilizado para el Hatha yoga es el Hatha yoga Pradipika, que consta entre otras cosas de dieciseis asanas adecuadas para la meditación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: